21 enero 2016

PERFILANDO AL ANTICRISTO




PERFILANDO AL ANTICRISTO



INTRODUCCIÓN, PEQUEÑO PERFIL DEL ANTICRISTO

1.- ¿QUIÉN SERÁ?

2.- ES TERCO Y VIOLENTO PORQUE TIENE MIEDO

3.- MISERABLE INSUFRIBLE

4.- ES UN HISTÉRICO INSOPORTABLE

5.- POR SU EGO Y DELIRIO DE ORGULLO SE CONSUMA COMO SACERDOTE, REY Y PROFETA INFERNAL

6.- MALDITO, ODIOSO, RESENTIDO, DESPIADADO

7.- EL HIJO MAS FIEL Y SU MEJOR IMAGEN

8.- SU RUINA Y RESURRECCIÓN

9.- ANTICRISTOS MÚLTIPLES Y LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO


-------------------------------------------------------------------------------------------------


INTRODUCCIÓN, PEQUEÑO PERFIL DEL ANTICRISTO


 En esencia, el anticristo es un ególatra narcisista infernal sumamente caprichoso, asquerosamente obsesivo e insoportablemente histérico.

 Cualquier persona de estos tiempos encaja en el perfil, es parte de la definición.

 Hace lo que quiere, cree que es dios, que existe por y para sí mismo.

 Se finge libre, pero es esclavo de su ego y de su falsa imagen, de aquello que cree y que quiere hacer creer que es.

 No le importa nada ni nadie, solo mira lo que quiere, lo que su ego le demanda, exige, impone y como idiota se dedica a conformarlo, satisfacerlo, hacerle caso, servirlo sin considerar que se convierte en una bestia abominable peor incluso que los animales que siguen sus instintos.

 Permanece disociado de la realidad, perdido en su fantasía encerrado en lo reducido de su mundo, no ve ni entiende aunque se crea inteligente.

 Es peligroso para sí y terceros, no le interesa ni lo bueno ni lo malo y solo considera como bueno aquello que ambiciona, quiere, desea, busca.

 Los conocidos vicios capitales no solo los tiene todos, sino que los cultiva.

 Es un demente, delirante, y con tal de satisfacer su ego es capaz de cualquier cosa.

 Considerando estas líneas básicas, debemos entender que hay que abandonar vicios, ambiciones, caprichos, renunciar a la voluntad propia para evitar convertirse en un anticristo.

 Debemos buscar la Voluntad de Dios y obedecerlo renunciando a nosotros mismos, a la propia voluntad, sacrificándola para obedecer-seguir a Dios en su Voluntad y para colaborar en Que Su Voluntad Se Haga-Reine-Triunfe en nuestra vida y en el mundo.


1.- ¿QUIÉN SERÁ?



 No quiso acepta la Verdad, no quiere aceptar la realidad y continúa esforzándose en imponer la mentira, hacerla prevalecer, reinar, imperar.

 Construye sus fantasías, exterioriza sus delirio, quiere imponer su demencia como verdad y así lo la logra convertir en realidad, en verdad imperante para él, para su ser inmundo y depravado.

 Es un maldito cerdo ególatra perdido en su delirio, encerrado en su fantasía, abismado en su inmundicia y se encuentra totalmente desesperado buscando la manera de imponer la mentira como verdad tratando de constituirla en una realidad imperante.

 Recurre a la violencia despiadada, como buen caprichoso que es, en su desesperación por imponer la mentira, en esa obsesión infernal de hacer prevalecer su desvarío.

 Es un ególatra defendiendo su fantasía, su delirio de orgullo, la mentira que quiere creer, por eso se dedica a hacerla ver-creer-aceptar.

 Miserable caprichoso desamorado que hizo de su ser una consagración al delirio de orgullo. Por esto es que no es ni tiene mas que eso, orgullo, un delirio, una fantasía, veneno infernal.

 A oscuras, perdido en tinieblas, ciego a la realidad, disociado y evadido de ella por encerrarse en su fantasía caprichosa, se tiene lástima, una enfermiza autocompasión abominable infernal.

 Dice no ser reconocido, se lamenta por no ser tomado en cuenta y se alza obsesionado de ese abatimiento buscando adoración, aceptación, reconocimiento.

 Con furia quiere imponerse y/o romper, destruir, arruinar, estropear, corromper todo, acusando a todos de sus desgracias.

 Lo que sucede en realidad es que esta lleno de veneno, arde en deseo de ser adorado y no obteniendo la satisfacción a su deseo infernal, se considera habilitado para odiar a quienes no lo conforman. A quienes no lo satisfacen los acusa-responsabiliza de sus desgracias, dolores, penas.

 No quiere entender que se ha causado la desgracia al convertirse en ególatra miserable desesperado por obtener adoración.

 Es peligroso para sí mismo y para terceros, es un destructor-corruptor-desolador que pasa sobre la faz de la tierra arruinando cuanto toca en su desesperación por lograr ser tomado en cuenta, adorado, visto, reconocido.

 Es un cerdo ególatra soberbio que se siente orgulloso de su fingida autosuficiencia y que no ve ni siquiera que dice ser autosuficiente mientras que se la pasa demandando adoración, aceptación, reconocimiento, y justamente a aquellos a los que desprecia, menosprecia, humilla, por los que quiere ser adorado.



2.- ES TERCO Y VIOLENTO PORQUE TIENE MIEDO



 Es un cerdo ególatra histérico insoportable desesperado por lograr ser adorado, no ha pensado ni pensará en mas nada ni nadie, solo en su ego abominable.

 Esta desesperado por darle satisfacción a su ego, quiere saciar ese deseo abominable de adoración.

 Por ello es que toma almas, las exprime, las oprime succionándoles vida, devorándolas, consumiéndolas, las obliga a procurarle satisfacción, saciedad, conformidad.

 Considera en su delirio orgulloso que las almas le deben adoración solo porque así lo ha querido, porque se le ha antojado.

 Es un cerdo caprichoso ególatra que quiere satisfacer ese ego-abismo infernal en el que se ha convertido.

 Sintiendo el vacío-abismo en su interior busca con desesperación adoración, satisfacción, saciedad y se considera habilitado para odiar a quienes no le procuran la satisfacción para su ego que ambiciona, desea, busca, exige.

 Es un demente, delira de orgullo y ante la presión de su ego que exige satisfacción, odia, aborrece, desprecia, porque el orgullo presionado estalla convirtiéndose en ira, en deseo de someter, vencer e imponerse.

 Con histeria, maldad, obsesión, astucia, se desespera por imponer su maldita voluntad, busca hacer lo que quiere.

 Sí o sí, contra todo y contra todos, hace lo que quiere. Es un caprichoso maldito consumado desesperado por dominar, vencer, prevalecer, triunfar e imponerse.

 No se da por vencido, prefiere arruinarse, autodestruirse, estropearse antes que ceder, renunciar, retroceder, dar el brazo a torcer.

 Defiende su capricho, defiende su orgullo, se cierra a la verdad, no e la realidad, solo lo que quiere y dominado por la violencia, se opone a todo y a todos mientas que se desespera por lograr ser obedecido por todos, mientras que se desespera por hacer prevalecer su maldita y caprichosa voluntad.

 Es llevado por la violencia, pero es dominado por el miedo. El miedo, la preocupación por sí lo controla, somete, domina y lo empuja a obrar con terquedad para conseguir satisfacción a los caprichos que tiene que su ego abismal.



3.- MISERABLE INSUFRIBLE



 Anda por el mundo con la tristeza a cuestas, se lamenta por sí mismo, se arrastra sobre la faz de la tierra mientras que arde en deseos de ser adorado, visto, reconocido, tomado en cuenta.

 Se mira a sí mismo con lástima, pena, enfermiza e infernal autocompasión, se dice las mentiras que desea escuchar.

 Permanece encerrado en su mundo, evadido de la realidad, agujero abismal sumamente húmedo y tenebroso como oscura mazmorra infernal.

 Ahí se pudre, arruina, corrompe, autodestruye, se estropea de manera irrecuperable deformándose a imagen y semejanza de demonios porque se vuelve ególatra y vicioso.

 No ve la realidad, todo lo contempla a través de un velo oscuro y tenebroso que le hace apreciar todo de manera deforme, oscura, perversa, tenebrosa.

 Cree que todo es así porque eso es lo que ve-vive-conoce, no ha visto ni conocido otra realidad, no ha comprendido que siempre vivió en su agujero-ego-abismo y que éste es estrecho y miserable.

 Siempre fue un egoísta despiadado caprichos obsesionado por ganar, triunfar, imponerse, prevalecer. Siempre impuso su voluntad obtusa, miserable, corta, acotada, pobre, destructora.

 Siempre fue una negación en sí mismo, siempre fue un demente obsesionado en llevar la contra, desesperado por imponer su supuesta voluntad que no es otra cosa mas que una no-voluntad.

 Es una no-voluntad porque su esencia es la contra, no tiene voluntad propia, no tiene rumbo, su voluntad es oposición, contra, negación, cosa que emana de su ser oscura y miserable.

 Esto es por miedoso, por centrado en sí, porque no hace mas que lo que quier que es pensar débil, miedosamente en sí convirtiéndose en pusilánime.

 Ahogado en su miseria, socavado en su debilidad, se da fuerza, falsa fuerza, se vuelve caprichoso, violento, es obsesivo y desesperante, lo que normalmente se dice ‘insufrible’.

 Resalta su ser miserable, no dio ni da, no aceptó ni acepta, todo es negación, oposición en él porque se halla totalmente cerrado-encerrado, está abismado en su ínfimo ser que no ha crecido ni madurado.

 No creció ni maduró porque jamás se abrió, nunca dio, ni admite dar algo. Mucho menos perdona, es maldito y despiadado por lo asquerosamente miserable, es el típico miserable rasposo insufrible y recalcitrante.

 Ahogado en su miseria, se arrastra con lástima enfermiza sobre la faz de la tierra buscando satisfacción, no hallando conuelo y no haciendo otra cosa mas que sufrir sus mismas limitaciones, padecer sus caprichos y autodestruirse con sus ambiciones.

 En su abismo no escucha ni ve, no quiere aceptar ni entender, no admite una idea o consejo, todo es rechazado y por ello rechaza la Luz Verdadera, la Revelación de Dios, se apega a su oscuridad-mentira-delirio-fantasía.

 Finge aceptar a veces, pero es solo eso, fingimiento, porque si a algo llega a decir que sí, enseguida le añade un ‘pero’, deformando, desvirtuando, haciendo todo a su gusto, interés y conveniencia.



4.- ES UN HISTÉRICO INSOPORTABLE



 Es un cerdo ególatra preocupado por él mismo, por ello es que se convierte en un viejo histérico insoportable.

 Es maníaco, obsesivo, un psicópata infernal.

 Toma a cualquiera que tiene a su alcance como esclavo y le exige, demanda, impone, lo envuelve en sus delirios colocándolo a merced de sus siempre crecientes caprichos y ambiciones.

 Es un inútil histérico insoportable desesperado por saciar su ego. Es tan inútil que no es capaz de procurarle satisfacción y es tan grande su ego que nada ni nadie puede procurarle a saciedad que quiere.

 Ahí es donde busca esclavos, siervos, adoradores, cómplices, a quienes manipular, de quienes disponer, de quienes servirse para satisfacer su ego.

 Lo alimenta-sacia-satisface, pero no se libera de su ansiedad, vacío, desolación, lo que sucede es todo al contrario.

 Cuanto mas alimenta su ego, mas crece, se multiplica, extiende, entonces, lejos de saciarse, necesita mas satisfacción.

 Así es que quiere mas víctimas que devorar, busca desesperad e histéricamente adoradores, quienes le digan las mentira que desea escuchar, quienes lo conformen en su ego, adulen, adoren, lisonjeen.

 Dedicado constantemente a eso pierde su tiempo, hace de su existencia una ruina miserable, se convierte en un cerdo ególatra narcisista infernal sumamente histérico, despiadado e insoportable.

 Es maníaco obsesivo, un psicópata infernal, caprichoso obtuso disociado de la realidad y encerrado en su abismo, perdido en su ego.

 Al hundirse-sumergirse en sí, al pensar solo y siempre en sí, es demasiado consciente de sí y termina siendo su propia obsesión.

 Anda como espantado, atemorizado, aterrorizado porque ve la miseria que es, sabe lo inútil que es, y de ahí se alza desesperado exigiendo e imponiendo ser adorado, servido, atendido, queriendo controlar, dominar y disponer de otros buscando ponerlos a disposición de su ego, para tenerlos como esclavos para que satisfagan su sed de adoración.

 Así construye la mentira-máscara-delirio-fantasía de que es algo grande, superior, importante y de esta manera entra en círculo vicioso en el que exige mas adoración y reconocimiento provocándose mas vacío-abismo-ego, para pasar a buscar nuevas víctimas-esclavos.

 Perdido en su oscuridad-ego, ahogado en su miseria y dominado por su pusilánime e infernal inconsistencia, se desespera por lograr no ser despreciado, busca no ser ignorado, no quiere pasar desapercibido, por ello es que esclaviza a los que tiene en derredor exigiéndoles que le demuestren que lo admiran, adoran, toman en cuenta. Acá es donde se vuelve insoportable, un histérico abominable.



5.- POR SU EGO Y DELIRIO DE ORGULLO SE CONSUMA COMO SACERDOTE, REY Y PROFETA INFERNAL



 Se hunde en su abismo de egolatría, ve el miedo que tiene, la nada inútil y miserable que es, pero huye de esto, se escapa o evade.

 Se miente a él mismo, no quiere aceptar la realidad, construye una mentira-máscara-fantasía y quiere imponerla decir que eso es la realidad.

 Busca ser el dios de otros, o sea, un ídolo, por ello es que se convierte en chanta, farsante, embustero, embaucador y traidor.

 Su obsesión es lograr adoración, mantener la imagen-apariencia, que su falsa personalidad sea vista, reconocida, adorada, tomada en cuenta, celebrada.

 Se consume, agota, desvive construyendo esa imagen-fachada-personalidad falsa. La adora él mismo y la considera su salvación porque supone que por ella obtendrá adoración y evitará el desprecio que teme y odia.

 Niega la realidad, no acepta que es un ser miserable, vil, adulador, lisonjero y traidor, no admite que se ha convertido en algo peor que una serpiente porque no solo seduce, miente y engaña para lograr lo que quiere sino que hasta cree sus mentiras.

 Es perverso, astuto, frío, calculador, peor que cualquier cerdo infernal, todo lo admite, hace, se lo permite, no duda en hacer nada por mas malo que sea con tal de lograr ser adorado, visto, tomado en cuenta y no despreciado.

 Se encuentra totalmente vacío, desolado, y es mas, su interior se pudre-corrompe por la egolatría y los vicios en los que se mete mientras que se revuelca con y como demonios en el chiquero-lupanar de su ego abominable.

 Toda su vida-esfuerzo se va en construir la imagen-fachada-falsa personalidad por la que desea ser adorado. Ahí es donde se reduce a cenizas, se consume en el esfuerzo de alzar la imagen falsa de sí con la que pretende ocultar la realidad de su ser deplorable.

 Es un círculo vicioso infernal, se consume forjando una falsa imagen de si, alzando esa máscara de orgullo que es una columna de humo, y quedando reducido a polvo y cenizas, con mas desesperación e histeria pretende ocultar su ser real.

 El problema es que pierde totalmente el contacto con la realidad, llega a creer sus mentira, cree su fantasía, la vive, se disocia de la realidad encerrándose en ese mundo irreal en el que es dios y donde cree que merece ser adorado.

 Toda su existencia es vacía y fantasiosa, una miseria, un cúmulo de vicios e inmundicias infernales, todo es apariencias que encubren su ser que se cae a pedazos y se pudre en vicios que son como gusanos socavando su alma desamorada y miserable.

 En los vicios busca consuelo, escape y alivio, no quiere entender que los mismos vicios lo están devorando, controlando, carcomiendo, destruyendo y transformando en estiércol, volviéndolo excremento infernal.

 Con el correr del tiempo, aquello en lo que se ha convertido, prevalecerá, le resultará imposible esconder el murto que lleva adentro, el olor a podrido de la carne en descomposición es imposible de ocultar. No va  a poder mantener su imagen-fachada.

 Tiene los pies de barro por mas que luzca orgulloso joyas y coronas, por ello es que se vendrá abajo, desmoronará y saldrá a relucir la podredumbre infernal y abominable que es.

 Cuando se derrumbe su mundo tendrá oportunidad de recapacitar, de reconsiderar, de busca la Verdad y desapegarse de la mentira. Desgraciadamente no lo hará.

 Ahí recurrirá a una sobredosis de soberbia, buscará mas mentira y se negará a ver lo que se ha vuelto evidente, lo que ha quedado expuesto en los hechos, denunciado en la realidad evidente.

 Así es como confirmará que prefiere la mentira, el engaño, la fantasía y la oscuridad obsesionándose por seguir viendo esa fantasía que se ha venido al suelo y se ha desvanecido, va a seguir sostenido orgulloso y soberbio su imagen falsa resquebrajada, podrida, fusionada con su ser real en avanzado estado de descomposición.

 Ahí estará definitivamente perdido, consagrado al abismo, dedicado a la condenación, ahí es donde cruzará la línea sin retorno entregándose sin límite a satanás, la muerte eterna y convirtiéndose él mismo en un abismo de perdición.

 Su ego-ser-corazón es un abismo de perdición y la adoración que reclama para su imagen falsa es la trampa, es la piel de cordero que encubre al lobo feroz que devora a las almas.

 Así se convierte en caronte, guía las almas al infierno porque él mismo se ha consagrado y ha llegado a ser un sacerdote, rey y profeta infernal.



6.- MALDITO, ODIOSO, RESENTIDO, DESPIADADO



 Conociéndose-viéndose a sí mismo, mirándose obsesivamente siempre a sí, se ha odiado-aborrecido-despreciado.

 Se vio a ciencia cierta, sabe que es miseria, algo abominable, despreciable, sabe que es condenable y que merece ser aborrecido, es verdad todo lo que piensa, teme y sabe, el conocimiento que ha adquirido de sí.

 El problema es que no se ha amado, es decir, no se ha perdonado, no se aceptó, se odia al verse tan abominable, despreciable, condenable.

 Esta es la razón por la que permanece en la oscuridad, es el motivo por el que se llena de veneno-odio-rabia-furia-maldad-deseo de venganza.

 No se ama él mismo, se odia, y en cada tropiezo, dificultad, problema, desgracia, se odia aun mas, generando mas veneno, furia, maldad, deseo de venganza.

 Mientras no se acepte, mientras no se perdone, va a seguir en este camino ruinoso de miseria sufriendo su torpeza y limitaciones para solo acabar odiándose mas a cada instante.

 No ve ni conoce lago diferente porque no ha querido, porque no se ha amado, no se ha perdonado, no ha admitido otro mundo, otra verdad, no ha salido de su limitada, cerrada y oscura ciencia.

 Se queda con su solo juicio y se condena. Se ve con un solo ojo, el pensamiento-conocimiento, pero no usa le otro ojo, no usa el corazón, no se ama, por ello es que se cierra-encierra-condena en su realidad limitada, se odia y dice que no tiene mas remedio.

 Debería mirarse con amor, aceptarse, perdonarse, debería usar el otro ojo y no enorgullecerse de uno solo como lo hace satanás, debería aceptar el amor deponiendo el deliro de orgullo que no hace mas que generar veneno-odio.

 Dominado por su veneno-odio miserable, se vuelve maldito, resentido, despiadado. Permanece decepcionado de sí, desencantado, desilusionado, por ello es que se convierte en resentido.

 Supura veneno por los poros, mana odio, escupe maldad, chorrea rabia, arde en deseos de venganza, esta desesperado por encontrar un motivo para hacer a otros víctimas del odio infernal que en su interior gesta, arde y admite. Si no encuentra el motivo, lo inventa.

 Al admitir odiar se convierte en puerta del abismo, por ello es que no solo tiene el veneno de su propia descomposición, ruina, autodestrucción, sino que también se llena del veneno infernal. Así se vuelve instrumento de sanas, un títere de los demonios.

 Admite ser manipulado porque esta lleno de odio, rabia, furia, maldad y deseos de venganza, admite obrar mal, con perversidad, para maldad y por ello es que se vuelve dócil instrumento en las garras satánicas para azotar a otros.

 En su interior esta muerto, arruinado, lleno de veneno, por ello es que se dedica a matar. Combate todo lo que es vida, escupe veneno corrompiendo, matando, difundiendo vicios e inmundicias, burlándose de lo bueno, puro, santo, verdadero.

 Astuta y despiadadamente hace prevalecer la maldad, su orgullo y caprichos. Es capcioso y sumamente perverso. También es despiadado, maldito, resentido, cuando tiene oportunidad de hacer una maldad la hace por el mero gusto de hacerla, de ver y de hacer sufrir a otros.



7.- EL HIJO MAS FIEL Y SU MEJOR IMAGEN



 Se destaca su ser traidor. Esto se debe a que es leal a sí mismo, piensa obsesivamente en sí y por ser sumamente miserable, consumadamente miserable, se elige siempre a sí mismo.

 Por debilidad y miedo también se elige a sí mismo, es fiel a su delirio, esclavo de su imagen, esclavo de sus caprichos, vicios y ambiciones, no admite limitación ni desvío, es fiel a si mismo, siempre se elige a sí, y peor aun, se justifica en ello.

 Culpa a otros de sus desgracias y los responsabiliza por lo que padece cuando siempre hizo lo que quiso, cuando siempre hizo lo que ambicionó sin admitir idea diferente a aquella que en su ser oscuro y sumergido en el abismo ha gestado.

 Es débil e inconsistente, se ahoga en su ser pusilánime, naufraga en su inconsistencia viciosa, corrupta, n su ser larva infernal.

 Es baboso, adulador, lisonjero, zalamero, porque busca adoración y aceptación, pero es todo máscara y fingimiento, lo hace para obtener adoradores, fieles seguidores.

 Así se hace necesario, se ofrece e impone como útil, pero en realidad solo busca adoración, aceptación, satisfacción para su ego.

 Tiene miedo, se preocupa por sí, por ello es que se presenta como útil, necesario, oportuno, esperando ser aceptado, visto, reconocido, demandando ser tomado en cuenta.

 Orgulloso como él solo, digno hijo de satanás, se cree perfecto e inmejorable, por ello es que se muestra, expone, ofrece, finge interés, dice ser útil y aparenta ser capaz mientras que se presenta como oportuno y casual.

 Es vanidoso, excéntrico, caprichoso, obtuso, miserable, rasposo, algo repugnante y sumamente pesado y pegajoso.

 La verdad es que tiene miedo, se preocupa por sí, no hace mas que pensar en sí, se dedica con interés desesperante a satisfacer su ego.

 Es enfermizo, débil, lo domina la preocupación, es pusilánime, cobarde, vanidoso detestable y asquerosamente pegajoso, sumamente pesado.

 Es un abismo en sí mismo, como un agujero negro en el espacio, devora, consume, succiona, quita vida, absorbe vitalidad dejando a otros vacíos, desolados, consumidos, deformaos, exprimidos.

 Aun no queriendo hace tales cosas porque ya es así, ya se ha consumado como abismo con patas que se arrastra sobre la faz de la tierra buscando satisfacción para su ego infernal.

 Es una chimenea del infierno, él en sí mismo devora almas y por el abismo de su ego las envía al infierno eterno, las consagra a satanás, las coloca en sus garras para que sean devoradas, consumidas, destrozadas y atormentadas.

 En su ser ególatra orgulloso miserable se constituye en un nexo entre la tierra y el infierno, un vínculo, una escalera o enlace por donde los demonios salen del abismo para invadir la tierra, perseguir a las almas, destrozarlas, esclavizarlas, atormentarlas y arrastrarlas posteriormente al infierno.

 Es un lobo disfrazado de cordero, es la misma serpiente infernal, el mas fiel hijo de satanás, su fiel imagen, porque dice todo aquello que las almas en su miedo quieren escuchar mientras que las va envolviendo, dominando, controlando y colocando a su disposición.

 Las seduce, engaña, encanta, les presenta una imagen agradable, una sonrisa, desborda de fingida piedad, misericordia, bondad, dice ser lo mejor y mas bueno, algo tan humano que es divino, pero repugna, chorrea inmundicia, baba infernal, es un cerdo ególatra narcisista infernal buscando adoración, satisfacción para su ego.

 Es traidor porque finge interés, finge aceptar, finge dar, finge bondad, etc., pero en realidad lo que hace es envolver, engañar, atrapar, ser el dulce que atrae a los niños a consagrándolos a satanás, el violador eterno e infernal que destroza y veja a las almas solo por hacerlas padecer y por disfrutar de su maldad mientras destruye las obras de Dios.

 Se elige miserablemente a sí mismo, se elige en su miedo y egolatría, defiende su imagen llevándola al extremo, exagerándola y convirtiéndola en un ídolo. Al final ni se elige a sí, elige su delirio-fantasía-imagen-ídolo, por ello es que solo quedan tinieblas, cenizas.



8.- SU RUINA Y RESURRECCIÓN



 Se hizo a sí mismo y adora eso que hizo, construyó, elevó, no creció, no maduró, no evolucionó.

 La verdad es que no sabe ni comprende nada, no ha entendido que en el mundo lo que hacemos siempre tiene que pasar por la prueba.

 La prueba es la ruina, cuando eso que somos-hacemos es odiado, perseguido, despreciado y cuando se viene abajo o se escapa de las manos.

 Ahí la persona debe morir a sí misma, permitir ser despojada de lo que construyó o permitir que se venga abajo, sea despreciado, odiado, perseguido.

 Esto es tanto para lo que la persona es en sí misma, como para su imagen y lo que ha construido-hecho como actividad, trabajo, servicio, etc.

 Está orgulloso, satisfecho, de lo que es, tiene y hace, porque es fruto de su otra, sacrificio y esfuerzo. No admite la verdad, no ve la realidad.

 Hizo todo por y para sí, lo considera su vida, existencia y es su orgullo.

 Pero a todos nos sucede lo mismo, llega el momento donde eso se derrumba, viene a bajo, es pisoteado.

 Es necesario que eso suceda para no convertir en un ídolo lo que somos y hacemos, para no volvernos esclavos de eso que decimos que tenemos.

 Llegando el momento del derrumbe, la ruina, el desplome, la desgracia, hay que aceptar la realidad y comprender que solo hemos acumulado humo, fantasías, delirios, evasiones de la realidad, caprichos.

 El alma debe ser purificada, liberada de las inmundicias que ha gestado y de ese abismo de egolatría narcisista infernal en el que se ha convertido.

 Le conviene pasar por la ruina, por esa muerte a lo que es y hace, por el comprobar que nada puede, nada sabe, nada tiene.

 Debe verse postrada y hacer experiencia de su ser real, de su ser inútil, incapaz, su ser nada. Viendo eso debe aceptar la realidad venciendo el miedo y el odio.

 Debe vencer el miedo espantoso que le provoca ver lo que es en realidad y el odio que se genera a sí y a otros por ello.

 Vencer el miedo y el odio es no hacerse adorar y no odiar ni odiarse.

 De ahí la persona debe levantarse apoyada en Dios y siendo y haciendo lo que Dios quiere porque así Él la hace, recrea, la convierte verdaderamente en hija suya.

 Tiene que pasar por esa ruina-muerte para probar la resurrección y comenzar una nueva vida guiada por Dios, sostenida por Él, sin vicios ni orgullo, sin delirios ni fantasías, sino real y eterna.



9.- ANTICRISTOS MÚLTIPLES Y LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO



 Irremediable e inevitablemente a todos nos llega el tropiezo, la ruina, la desgracia.

 Llega por causas externas e internas. Externas debidas a la acción de otros e internas debidas a la torpeza, caprichos, obsesiones, miserias, vicios, defectos propios.

 Cuando esto sucede, el mundo ideal, fantasioso, se derrumba, se viene abajo el cielo, todo nuestro ser es cuestionado, atacado, puesto en tela de juicio y aniquilado.

 Cuesta aceptarlo, nos oponemos, defendemos lo que es nuestro orgullo con furia, desesperación, angustia, pero es inevitable, hagamos lo que hagamos, hemos caído en desgracia y solo podemos ver ruina, destrucción, desolación.

 Acá es donde la persona ególatra, orgullosa, centrada en sí, que hizo del orgullo su motivo de vivir, se desespera, enloquece, enfurece y hace lo que sea para continuar sosteniendo su orgullo, lo defiende aun cuando ni ella misma lo cree.

 En esa defensa obstinada de lo que es humo, fantasía, engaño, la persona se autodestruye inevitablemente, se arruina de manera tal que se vuelve irrecuperable.

 Ahí es donde llega a asemejarse a demonios porque se deja llevar por éstos que desde el fondo del abismo se alzan fingiendo que la asisten y defienden su orgullo y caprichos, cuando en realidad se alzan para atraparla y arrastrarla definitivamente al infierno.

 Si la persona continúa defendiendo su orgullo, si sigue con su lealtad a su imagen negándose a aceptar la realidad, se consume en furia, odio y maldad, termina de autodestruirse.

 Es necesario que recapacite, que vea la realidad, que comprenda que construyó vanidades y que no tiene mas que un vacío abominable y no es otra cosa mas que un ego insoportable delirante de soberbia mientas que se hunden en el orgullo-tinieblas-nada-mentira-fantasía.

 El mismo orgullo es la red satánica en la que queda atrapada, tiene que salir de ese encandilamiento infernal, buscar la Verdad, despreciar y rechazar la mentira, asentarse en tierra firme, construir sobre la roca, usar la piedra angular, apoyarse en Dios, confiar en El Señor, El Salvador, en esa Revelación de Dios.

 No quieren escuchar ni ver, desprecian la Revelación, prescinden de ella y se burlan cuando se la presentan, prefieren su orgullo, por ello es que en definitiva son las almas dignas de encontrarse a merced de los anticristos.

 En sí mismas tienen a ese anticristo personal que es su delirio de orgullo, esa fantasía de autosuficiencia, ese querer creer que a sí mismas se bastan y que por sí pueden todo.

 Al pasar por el mundo de esta manera todos o la gran mayoría, se forma el anticristo general y luego sus autoridades políticas y religiosas también son así.

 Teniendo tantos anticristos, solo hay ausencia de Cristo, de Verdad, de Revelación de Dios, Dios es rechazado, no puede hablar, decir, revelare o intervenir, a la vez que cualquiera puede decir, hacer y creer cualquier cosa.

 Verdaderamente es una demencia generalizada donde impera la mentira y en la que las almas hacen absolutamente lo que se les viene en ganas, o lo que de su podredumbre-abismo surge, con mas lo que los demonios les imponen, exigen y demandan.

 Todos esos egos delirando de orgullo son un gran anticristo, se forma una masa anticristo, una humanidad sin dios delirante de orgullo, ególatra, centrada en si misma, desesperada por conseguir la adoración que le ha negado a Dios.

 Considerar que Jesús, El Cristo, tiene dos Naturalezas, Humana Perfecta y Divina Perfecta, Es Perfecto Dios y Perfecto Hombre. (= Misterio de la Unión Hipostática del Verbo). Entendiendo esto, se deduce claramente lo que es el anticristo, un judas, un perfecto demonio-humano, es demonio y humano, con dos naturalezas invertidas y contrarias a las dos Naturalezas de Cristo.

 Considerar en el mismo sentido que la humanidad ególatra, orgullosa, viciosa, corrupta, tiene el espíritu del anticristo, y la humanidad que se esfuerza por buscar la Verdad, por colaborar en la Revelación del Señor, que recibe esa Palabra-Pan Vivo Bajado diariamente del Cielo, tiene el Espíritu del Señor y por ello es verdaderamente cristiana.

 La humanidad sin Dios, ególatra, delirante de orgullo tiene sus líderes políticos y religiosos y así forma dos naturalezas contrarias a las de Cristo y los suyos, así conforman un anticristo.

 El Espíritu del Señor está sobre los que lo adoran en espíritu y Verdad, quienes lo obedecen-siguen colaborando en Que Se Haga-Reine-Triunfe Su Voluntad, y es así como Vuelve Cristo, en esa revelación en la que esta dándose-donándose a las almas que se abren a Él en la oración queriéndolo obedecer-seguir.

 La Vuelta del Señor es su triunfo y esto es cuando vuelve a Revelarse después que toda revelación fue apagada, combatida, sofocada.

 El alma que busca su Voluntad, que hace oración discerniéndola, está colaborando en Su Vuelta-Venida-Triunfo, y así hace retroceder a las tinieblas, vence a todos los enemigos espirituales, participa en la Victoria del Señor.

 Cuando el anticristo asciende, es hora de buscar al Señor, la Vuelta, el regreso de Cristo, es el momento de que inicie su Revelación derrotando al anticristo y a todos los enemigos espirituales.

 Sube el adversario del abismo para arrastrar a las almas a la perdición.

 Se alza el adversario fingiéndose salvador, convirtiéndose en anticristo.

 Viene a defender el orgullo, a endurecer los corazones, a volverlos obstinados, caprichosos, tercos, sumamente perversos y desgraciados, orgullosos ególatras miserables.

 Peleando no se le va a ganar, queriéndose imponer solo lleva a la ruina, provoca la autodestrucción y en esto es que guía, comanda el adversario, el anticristo finge salvar-defender el orgullo y poder concretar la propia voluntad, pero solo lleva a la ruina irremediable. Hay que perder para ganar cuando ganar es perder, perderse en tinieblas-muerte eterna.

 La manera de derrotarlo es muriendo a sí mismo, renunciando a la propia voluntad, aprendiendo a perder, dejando que el orgullo sea totalmente derrotado, arruinado, destruido, aniquilado.

 No hay que defender el orgullo, tiene que caer, morir, perecer, desaparecer, venirse al suelo.

 Hay que aceptar la derrota, postrarse a los pies el Señor, rendirse ante la Santa Cruz y entregarse a la Divina Voluntad, a lo que Él disponga. Considerar que se trata de lo que Él ha permitido no queriéndolo.

 Así morimos místicamente, así muere la humanidad, muere la rebeldía, pierde el adversario el poder que tiene sobre nosotros, la capacidad que ha adquirido para controlarnos, someternos, esclavizarnos y usarnos como títeres estúpidos para satisfacerse él.

 Al morir nuestra humanidad, la voluntad humana, se le da lugar a Dios, Él puede intervenir, prevalecer, reinar, hacerse presente.

 No viene para darnos la victoria humana a la que aspiramos, no viene a fortalecer la voluntad propia, eso lo hace el anticristo, viene a dar muerte definitiva a esa voluntad humana orgullosa, ególatra, caprichosa y rebelde a la Voluntad Divina que es hija y esclava de satanás.

 Nos libera, limpia, purifica y ahí es donde El Señor se establece en el alma, nos da su Espíritu de Hijo de Dios para que seamos hijos de Dios.

 Si empiezan a buscar al Señor, si Buscan la Verdad, Su Revelación, están colaborando y participando en su Venida-Vuelta que es, justamente, esa Revelación de Dios.

 Si no buscan esa Revelación diaria y constante de Dios, si no se dejan guiar por El Señor, continuarán guiándose a sí mismos o dejándose guiar por farsantes, chantas, embusteros, mentirosos, lobos disfrazados de cordero, y consecuentemente, seguirán encaminándose al infierno.






Dr. Jorge Benjamín Lojo.


Agregado con posterioridad




ESPÍRITU DE ANTICRISTO (2 da Parte)



DIRECCIÓN DE TODAS LAS PUBLICACIONES SOBRE ANTICRISTO:

PERFILANDO AL ANTICRISTO:

Perfil provisorio, PARA DESCUBRIR AL ANTICRISTO:

EL COMBATE FINAL POR LA SALVACIÓN. CONSIDERACIONES, la acción del anticristo:

PEQUEÑO PERFIL DEL ANTICRISTO:


OTRO PERFIL DEL ANTICRISTO


Esta es su maldita y miserable existencia, pura puesta en escena, una mentira, un personaje cambiante que se adapta a la situación, que miente según la necesidad buscando el aplauso, el reconocimiento, la aceptación, queriendo huir del temido anonimato, temiendo como a la peste el ser ignorado o pasar desapercibido.

Se alza desesperado reclamando ser visto, adorado, tomado en cuenta y de ahí que cada día grite con mas fuerza, se vuelva mas repugnante, exagerado y descarado.

Considerar lo que sucede, a cada instante se abisma mas en su ego-vacío-nada-miseria, se descompone, deshace, descrea, se pierde en las cenizas en las que se convierte suplicando aceptación, buscando adoración.

Cuanto mas se hunde en su miseria-nada, mas vacío-desolación percibe y de ahí con mayor espanto, miedo y desesperación se alza el cerdo histérico reclamando ser adorado, visto, tomado en cuenta.

De ahí es que se desespere por ser según lo que se le pide o lo que el mundo alaba y celebra, por esa necesidad enfermiza de adoración, reconocimiento, aceptación.

Ahí es donde exagera, se excede y hace lo impensable como leal a su imagen que presenta como adorable, deseable, para ser tomado en cuenta.

Existe por y para sí mismo, o peor, por y para esa falsa imagen que de sí alza, levanta, enarbola, expone y para la que busca aceptación-reconocimiento-adoración.

Se consume exponiendo esa falsa imagen de sí, su máscara-fachada, lo que considera su salvación, un falso cristo, un anticristo.


 Se tiene lástima a sí, se auto compadece, se arrastra como larva de demonio sobre la faz de la tierra preocupado por sí.

 No hace otra cosa mas que pensar en sí, lamentarse, se mira con lástima-pena-autocompasión enfermiza e infernal.

 Se lamenta de lo que es y de lo que le ha tocado vivir-padecer y así se arrastra sobre la faz de la tierra como gusano.

 Quiere ser visto-reconocido, quiere ser exaltado y verse destacado.

 Hay que estar atento a su última treta, trampa, embuste, ahora viene queriendo dar lástima.

 Viene buscando ser reconocido como igual, suplicando ser tomado en cuenta.

 Apela a lo sensible, pretende dar lástima, pero es un cerdo infernal.

 Es una víbora maldita reptando sobre la faz de la tierra, fingiendo ser oveja, pero es un ave rapaz, un lobo feroz, una bestia infernal abominable, repugnante.

 Es un abismo en sí mismo, su ego es inconmensurable, es una babosa despreciable, repugnante.

 Esto es porque se tiene lástima a sí mismo, se auto compadece, y del abismo de su miseria se alza buscando, demandando, exigiendo, aceptación, reconocimiento, adoración.

 Acusa y hace sentir culpables a todos cuando no lo tratan como el dios y centro que desea ser, cuando no es reconocido, adorado, alabado, tomado en cuenta y obedecido.

 Adula para lograr aceptación, para entrar, se hace pequeño y lisonjero, es repugnante, zalamero, da asco, babosa infernal.

 Todo su inmundo interés es dar lástima, porque así obtiene la atención que desea, que su ego abismal reclama.

 Pide ser reconocido como igual, quiere ser tomado en cuenta como uno mas, sin embargo es un maldito cerdo infernal.

 No fue, no es, ni será el dios que dice y cree ser, el dios que quiere creer que es y que desea hacer creer que es. Es un maldito y repugnante mentiroso, farsante, embustero, un ególatra narcisista infernal absolutamente inmundo, chorrea inmundicia de su abominable ser rastrero.

 Con tal de conseguir satisfacción para su ego, atención, con tal de lograr ser el centro del universo, es capaz de decir y hacer cualquier cosa.

 Es delirante de orgullo, se encuentra encerrado en su evasión de la realidad, en esa fantasía en la que cree la mentira que dice-presenta como personalidad frontal-imagen-pantalla-fachada.

 Es tan leal a su deseo de adoración que termina siendo esclavo de éste, se vuelve un ególatra recalcitrante, narcisista infernal insoportable, capaz de decir y hacer cualquier cosa con tal de ser tomado en cuenta, visto, adorado, no despreciado.

 No ama nada ni a nadie, solo esa ambición-sed de adoración que arde en su interior de la que ha venido a ser esclavo y que se ha constituido en su esencia y se ha vuelto su razón de ser y el motor de su hacer.

 Con tal de satisfacer ese abismo de egolatría, esa sed de adoración, necesidad de reconocimiento-aceptación-ser tomado en cuenta, es capaz de cualquier cosa, de ahí que carezca de lealtad real, solo tiene intereses, ambiciones.

 Es cambiante, mutante, se adapta, camaleón que puede fingir con gran habilidad ser cualquier cosa, un imitador, chanta, embustero, farsante, monito remedador, un payaso de circo que delira que es dios, famoso, un gran artista en escena.

 Esa es su maldita y miserable existencia, pura puesta en escena, una mentira, un personaje cambiante que se adapta a la situación, que miente según la necesidad buscando el aplauso, el reconocimiento, la aceptación, queriendo huir del temido anonimato, temiendo como a la peste el ser ignorado o pasar desapercibido.

 Se alza desesperado reclamando ser visto, adorado, tomado en cuenta y de ahí que cada día grite con mas fuerza, se vuelva mas repugnante, exagerado y descarado.

 Considerar lo que sucede, a cada instante se abisma mas en su ego-vacío-nada-miseria, se descompone, deshace, descrea, se pierde en las cenizas en las que se convierte suplicando aceptación, buscando adoración.

 Cuanto mas se hunde en su miseria-nada, mas vacío-desolación percibe y de ahí con mayor espanto, miedo y desesperación se alza el cerdo histérico reclamando ser adorado, visto, tomado en cuenta.

 De ahí es que se desespere por ser según lo que se le pide o lo que el mundo alaba y celebra, por esa necesidad enfermiza de adoración, reconocimiento, aceptación.

 Ahí es donde exagera, se excede y hace lo impensable como leal a su imagen que presenta como adorable, deseable, para ser tomado en cuenta.

 Existe por y para sí mismo, o peor, por y para esa falsa imagen que de sí alza, levanta, enarbola, expone y para la que busca aceptación-reconocimiento-adoración.

 Se consume exponiendo esa falsa imagen de sí, su máscara-fachada, lo que considera su salvación, un falso cristo, un anticristo.

Considerar que cualquiera que se tenga lástima a sí mismo y busque aceptación-reconocimiento en el mundo por lo que dice que es y por lo que cree que es capaz de hacer, es un ególatra narcisista infernal impregnado del espíritu del anticristo, y por lo tanto, es un anticristo en sí mismo, un esclavo de su ego fácilmente manipulado por satanás, instrumentalizado por las tinieblas y utilizado para la ruina propia y de la creación.


PERFILANDO AL ANTICRISTO



INTRODUCCIÓN, PEQUEÑO PERFIL DEL ANTICRISTO

1.- ¿QUIÉN SERÁ?

2.- ES TERCO Y VIOLENTO PORQUE TIENE MIEDO

3.- MISERABLE INSUFRIBLE

4.- ES UN HISTÉRICO INSOPORTABLE

5.- POR SU EGO Y DELIRIO DE ORGULLO SE CONSUMA COMO SACERDOTE, REY Y PROFETA INFERNAL

6.- MALDITO, ODIOSO, RESENTIDO, DESPIADADO

7.- EL HIJO MAS FIEL Y SU MEJOR IMAGEN

8.- SU RUINA Y RESURRECCIÓN

9.- ANTICRISTOS MÚLTIPLES Y LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO


-------------------------------------------------------------------------------------------------


INTRODUCCIÓN, PEQUEÑO PERFIL DEL ANTICRISTO


 En esencia, el anticristo es un ególatra narcisista infernal sumamente caprichoso, asquerosamente obsesivo e insoportablemente histérico.

 Cualquier persona de estos tiempos encaja en el perfil, es parte de la definición.

 Hace lo que quiere, cree que es dios, que existe por y para sí mismo.

 Se finge libre, pero es esclavo de su ego y de su falsa imagen, de aquello que cree y que quiere hacer creer que es.

 No le importa nada ni nadie, solo mira lo que quiere, lo que su ego le demanda, exige, impone y como idiota se dedica a conformarlo, satisfacerlo, hacerle caso, servirlo sin considerar que se convierte en una bestia abominable peor incluso que los animales que siguen sus instintos.

 Permanece disociado de la realidad, perdido en su fantasía encerrado en lo reducido de su mundo, no ve ni entiende aunque se crea inteligente.

 Es peligroso para sí y terceros, no le interesa ni lo bueno ni lo malo y solo considera como bueno aquello que ambiciona, quiere, desea, busca.

 Los conocidos vicios capitales no solo los tiene todos, sino que los cultiva.

 Es un demente, delirante, y con tal de satisfacer su ego es capaz de cualquier cosa.

 Considerando estas líneas básicas, debemos entender que hay que abandonar vicios, ambiciones, caprichos, renunciar a la voluntad propia para evitar convertirse en un anticristo.

 Debemos buscar la Voluntad de Dios y obedecerlo renunciando a nosotros mismos, a la propia voluntad, sacrificándola para obedecer-seguir a Dios en su Voluntad y para colaborar en Que Su Voluntad Se Haga-Reine-Triunfe en nuestra vida y en el mundo.


1.- ¿QUIÉN SERÁ?



 No quiso acepta la Verdad, no quiere aceptar la realidad y continúa esforzándose en imponer la mentira, hacerla prevalecer, reinar, imperar.

 Construye sus fantasías, exterioriza sus delirio, quiere imponer su demencia como verdad y así lo la logra convertir en realidad, en verdad imperante para él, para su ser inmundo y depravado.

 Es un maldito cerdo ególatra perdido en su delirio, encerrado en su fantasía, abismado en su inmundicia y se encuentra totalmente desesperado buscando la manera de imponer la mentira como verdad tratando de constituirla en una realidad imperante.

 Recurre a la violencia despiadada, como buen caprichoso que es, en su desesperación por imponer la mentira, en esa obsesión infernal de hacer prevalecer su desvarío.

 Es un ególatra defendiendo su fantasía, su delirio de orgullo, la mentira que quiere creer, por eso se dedica a hacerla ver-creer-aceptar.

 Miserable caprichoso desamorado que hizo de su ser una consagración al delirio de orgullo. Por esto es que no es ni tiene mas que eso, orgullo, un delirio, una fantasía, veneno infernal.

 A oscuras, perdido en tinieblas, ciego a la realidad, disociado y evadido de ella por encerrarse en su fantasía caprichosa, se tiene lástima, una enfermiza autocompasión abominable infernal.

 Dice no ser reconocido, se lamenta por no ser tomado en cuenta y se alza obsesionado de ese abatimiento buscando adoración, aceptación, reconocimiento.

 Con furia quiere imponerse y/o romper, destruir, arruinar, estropear, corromper todo, acusando a todos de sus desgracias.

 Lo que sucede en realidad es que esta lleno de veneno, arde en deseo de ser adorado y no obteniendo la satisfacción a su deseo infernal, se considera habilitado para odiar a quienes no lo conforman. A quienes no lo satisfacen los acusa-responsabiliza de sus desgracias, dolores, penas.

 No quiere entender que se ha causado la desgracia al convertirse en ególatra miserable desesperado por obtener adoración.

 Es peligroso para sí mismo y para terceros, es un destructor-corruptor-desolador que pasa sobre la faz de la tierra arruinando cuanto toca en su desesperación por lograr ser tomado en cuenta, adorado, visto, reconocido.

 Es un cerdo ególatra soberbio que se siente orgulloso de su fingida autosuficiencia y que no ve ni siquiera que dice ser autosuficiente mientras que se la pasa demandando adoración, aceptación, reconocimiento, y justamente a aquellos a los que desprecia, menosprecia, humilla, por los que quiere ser adorado.



2.- ES TERCO Y VIOLENTO PORQUE TIENE MIEDO



 Es un cerdo ególatra histérico insoportable desesperado por lograr ser adorado, no ha pensado ni pensará en mas nada ni nadie, solo en su ego abominable.

 Esta desesperado por darle satisfacción a su ego, quiere saciar ese deseo abominable de adoración.

 Por ello es que toma almas, las exprime, las oprime succionándoles vida, devorándolas, consumiéndolas, las obliga a procurarle satisfacción, saciedad, conformidad.

 Considera en su delirio orgulloso que las almas le deben adoración solo porque así lo ha querido, porque se le ha antojado.

 Es un cerdo caprichoso ególatra que quiere satisfacer ese ego-abismo infernal en el que se ha convertido.

 Sintiendo el vacío-abismo en su interior busca con desesperación adoración, satisfacción, saciedad y se considera habilitado para odiar a quienes no le procuran la satisfacción para su ego que ambiciona, desea, busca, exige.

 Es un demente, delira de orgullo y ante la presión de su ego que exige satisfacción, odia, aborrece, desprecia, porque el orgullo presionado estalla convirtiéndose en ira, en deseo de someter, vencer e imponerse.

 Con histeria, maldad, obsesión, astucia, se desespera por imponer su maldita voluntad, busca hacer lo que quiere.

 Sí o sí, contra todo y contra todos, hace lo que quiere. Es un caprichoso maldito consumado desesperado por dominar, vencer, prevalecer, triunfar e imponerse.

 No se da por vencido, prefiere arruinarse, autodestruirse, estropearse antes que ceder, renunciar, retroceder, dar el brazo a torcer.

 Defiende su capricho, defiende su orgullo, se cierra a la verdad, no e la realidad, solo lo que quiere y dominado por la violencia, se opone a todo y a todos mientas que se desespera por lograr ser obedecido por todos, mientras que se desespera por hacer prevalecer su maldita y caprichosa voluntad.

 Es llevado por la violencia, pero es dominado por el miedo. El miedo, la preocupación por sí lo controla, somete, domina y lo empuja a obrar con terquedad para conseguir satisfacción a los caprichos que tiene que su ego abismal.



3.- MISERABLE INSUFRIBLE



 Anda por el mundo con la tristeza a cuestas, se lamenta por sí mismo, se arrastra sobre la faz de la tierra mientras que arde en deseos de ser adorado, visto, reconocido, tomado en cuenta.

 Se mira a sí mismo con lástima, pena, enfermiza e infernal autocompasión, se dice las mentiras que desea escuchar.

 Permanece encerrado en su mundo, evadido de la realidad, agujero abismal sumamente húmedo y tenebroso como oscura mazmorra infernal.

 Ahí se pudre, arruina, corrompe, autodestruye, se estropea de manera irrecuperable deformándose a imagen y semejanza de demonios porque se vuelve ególatra y vicioso.

 No ve la realidad, todo lo contempla a través de un velo oscuro y tenebroso que le hace apreciar todo de manera deforme, oscura, perversa, tenebrosa.

 Cree que todo es así porque eso es lo que ve-vive-conoce, no ha visto ni conocido otra realidad, no ha comprendido que siempre vivió en su agujero-ego-abismo y que éste es estrecho y miserable.

 Siempre fue un egoísta despiadado caprichos obsesionado por ganar, triunfar, imponerse, prevalecer. Siempre impuso su voluntad obtusa, miserable, corta, acotada, pobre, destructora.

 Siempre fue una negación en sí mismo, siempre fue un demente obsesionado en llevar la contra, desesperado por imponer su supuesta voluntad que no es otra cosa mas que una no-voluntad.

 Es una no-voluntad porque su esencia es la contra, no tiene voluntad propia, no tiene rumbo, su voluntad es oposición, contra, negación, cosa que emana de su ser oscura y miserable.

 Esto es por miedoso, por centrado en sí, porque no hace mas que lo que quier que es pensar débil, miedosamente en sí convirtiéndose en pusilánime.

 Ahogado en su miseria, socavado en su debilidad, se da fuerza, falsa fuerza, se vuelve caprichoso, violento, es obsesivo y desesperante, lo que normalmente se dice ‘insufrible’.

 Resalta su ser miserable, no dio ni da, no aceptó ni acepta, todo es negación, oposición en él porque se halla totalmente cerrado-encerrado, está abismado en su ínfimo ser que no ha crecido ni madurado.

 No creció ni maduró porque jamás se abrió, nunca dio, ni admite dar algo. Mucho menos perdona, es maldito y despiadado por lo asquerosamente miserable, es el típico miserable rasposo insufrible y recalcitrante.

 Ahogado en su miseria, se arrastra con lástima enfermiza sobre la faz de la tierra buscando satisfacción, no hallando conuelo y no haciendo otra cosa mas que sufrir sus mismas limitaciones, padecer sus caprichos y autodestruirse con sus ambiciones.

 En su abismo no escucha ni ve, no quiere aceptar ni entender, no admite una idea o consejo, todo es rechazado y por ello rechaza la Luz Verdadera, la Revelación de Dios, se apega a su oscuridad-mentira-delirio-fantasía.

 Finge aceptar a veces, pero es solo eso, fingimiento, porque si a algo llega a decir que sí, enseguida le añade un ‘pero’, deformando, desvirtuando, haciendo todo a su gusto, interés y conveniencia.



4.- ES UN HISTÉRICO INSOPORTABLE



 Es un cerdo ególatra preocupado por él mismo, por ello es que se convierte en un viejo histérico insoportable.

 Es maníaco, obsesivo, un psicópata infernal.

 Toma a cualquiera que tiene a su alcance como esclavo y le exige, demanda, impone, lo envuelve en sus delirios colocándolo a merced de sus siempre crecientes caprichos y ambiciones.

 Es un inútil histérico insoportable desesperado por saciar su ego. Es tan inútil que no es capaz de procurarle satisfacción y es tan grande su ego que nada ni nadie puede procurarle a saciedad que quiere.

 Ahí es donde busca esclavos, siervos, adoradores, cómplices, a quienes manipular, de quienes disponer, de quienes servirse para satisfacer su ego.

 Lo alimenta-sacia-satisface, pero no se libera de su ansiedad, vacío, desolación, lo que sucede es todo al contrario.

 Cuanto mas alimenta su ego, mas crece, se multiplica, extiende, entonces, lejos de saciarse, necesita mas satisfacción.

 Así es que quiere mas víctimas que devorar, busca desesperad e histéricamente adoradores, quienes le digan las mentira que desea escuchar, quienes lo conformen en su ego, adulen, adoren, lisonjeen.

 Dedicado constantemente a eso pierde su tiempo, hace de su existencia una ruina miserable, se convierte en un cerdo ególatra narcisista infernal sumamente histérico, despiadado e insoportable.

 Es maníaco obsesivo, un psicópata infernal, caprichoso obtuso disociado de la realidad y encerrado en su abismo, perdido en su ego.

 Al hundirse-sumergirse en sí, al pensar solo y siempre en sí, es demasiado consciente de sí y termina siendo su propia obsesión.

 Anda como espantado, atemorizado, aterrorizado porque ve la miseria que es, sabe lo inútil que es, y de ahí se alza desesperado exigiendo e imponiendo ser adorado, servido, atendido, queriendo controlar, dominar y disponer de otros buscando ponerlos a disposición de su ego, para tenerlos como esclavos para que satisfagan su sed de adoración.

 Así construye la mentira-máscara-delirio-fantasía de que es algo grande, superior, importante y de esta manera entra en círculo vicioso en el que exige mas adoración y reconocimiento provocándose mas vacío-abismo-ego, para pasar a buscar nuevas víctimas-esclavos.

 Perdido en su oscuridad-ego, ahogado en su miseria y dominado por su pusilánime e infernal inconsistencia, se desespera por lograr no ser despreciado, busca no ser ignorado, no quiere pasar desapercibido, por ello es que esclaviza a los que tiene en derredor exigiéndoles que le demuestren que lo admiran, adoran, toman en cuenta. Acá es donde se vuelve insoportable, un histérico abominable.



5.- POR SU EGO Y DELIRIO DE ORGULLO SE CONSUMA COMO SACERDOTE, REY Y PROFETA INFERNAL



 Se hunde en su abismo de egolatría, ve el miedo que tiene, la nada inútil y miserable que es, pero huye de esto, se escapa o evade.

 Se miente a él mismo, no quiere aceptar la realidad, construye una mentira-máscara-fantasía y quiere imponerla decir que eso es la realidad.

 Busca ser el dios de otros, o sea, un ídolo, por ello es que se convierte en chanta, farsante, embustero, embaucador y traidor.

 Su obsesión es lograr adoración, mantener la imagen-apariencia, que su falsa personalidad sea vista, reconocida, adorada, tomada en cuenta, celebrada.

 Se consume, agota, desvive construyendo esa imagen-fachada-personalidad falsa. La adora él mismo y la considera su salvación porque supone que por ella obtendrá adoración y evitará el desprecio que teme y odia.

 Niega la realidad, no acepta que es un ser miserable, vil, adulador, lisonjero y traidor, no admite que se ha convertido en algo peor que una serpiente porque no solo seduce, miente y engaña para lograr lo que quiere sino que hasta cree sus mentiras.

 Es perverso, astuto, frío, calculador, peor que cualquier cerdo infernal, todo lo admite, hace, se lo permite, no duda en hacer nada por mas malo que sea con tal de lograr ser adorado, visto, tomado en cuenta y no despreciado.

 Se encuentra totalmente vacío, desolado, y es mas, su interior se pudre-corrompe por la egolatría y los vicios en los que se mete mientras que se revuelca con y como demonios en el chiquero-lupanar de su ego abominable.

 Toda su vida-esfuerzo se va en construir la imagen-fachada-falsa personalidad por la que desea ser adorado. Ahí es donde se reduce a cenizas, se consume en el esfuerzo de alzar la imagen falsa de sí con la que pretende ocultar la realidad de su ser deplorable.

 Es un círculo vicioso infernal, se consume forjando una falsa imagen de si, alzando esa máscara de orgullo que es una columna de humo, y quedando reducido a polvo y cenizas, con mas desesperación e histeria pretende ocultar su ser real.

 El problema es que pierde totalmente el contacto con la realidad, llega a creer sus mentira, cree su fantasía, la vive, se disocia de la realidad encerrándose en ese mundo irreal en el que es dios y donde cree que merece ser adorado.

 Toda su existencia es vacía y fantasiosa, una miseria, un cúmulo de vicios e inmundicias infernales, todo es apariencias que encubren su ser que se cae a pedazos y se pudre en vicios que son como gusanos socavando su alma desamorada y miserable.

 En los vicios busca consuelo, escape y alivio, no quiere entender que los mismos vicios lo están devorando, controlando, carcomiendo, destruyendo y transformando en estiércol, volviéndolo excremento infernal.

 Con el correr del tiempo, aquello en lo que se ha convertido, prevalecerá, le resultará imposible esconder el murto que lleva adentro, el olor a podrido de la carne en descomposición es imposible de ocultar. No va  a poder mantener su imagen-fachada.

 Tiene los pies de barro por mas que luzca orgulloso joyas y coronas, por ello es que se vendrá abajo, desmoronará y saldrá a relucir la podredumbre infernal y abominable que es.

 Cuando se derrumbe su mundo tendrá oportunidad de recapacitar, de reconsiderar, de busca la Verdad y desapegarse de la mentira. Desgraciadamente no lo hará.

 Ahí recurrirá a una sobredosis de soberbia, buscará mas mentira y se negará a ver lo que se ha vuelto evidente, lo que ha quedado expuesto en los hechos, denunciado en la realidad evidente.

 Así es como confirmará que prefiere la mentira, el engaño, la fantasía y la oscuridad obsesionándose por seguir viendo esa fantasía que se ha venido al suelo y se ha desvanecido, va a seguir sostenido orgulloso y soberbio su imagen falsa resquebrajada, podrida, fusionada con su ser real en avanzado estado de descomposición.

 Ahí estará definitivamente perdido, consagrado al abismo, dedicado a la condenación, ahí es donde cruzará la línea sin retorno entregándose sin límite a satanás, la muerte eterna y convirtiéndose él mismo en un abismo de perdición.

 Su ego-ser-corazón es un abismo de perdición y la adoración que reclama para su imagen falsa es la trampa, es la piel de cordero que encubre al lobo feroz que devora a las almas.

 Así se convierte en caronte, guía las almas al infierno porque él mismo se ha consagrado y ha llegado a ser un sacerdote, rey y profeta infernal.



6.- MALDITO, ODIOSO, RESENTIDO, DESPIADADO



 Conociéndose-viéndose a sí mismo, mirándose obsesivamente siempre a sí, se ha odiado-aborrecido-despreciado.

 Se vio a ciencia cierta, sabe que es miseria, algo abominable, despreciable, sabe que es condenable y que merece ser aborrecido, es verdad todo lo que piensa, teme y sabe, el conocimiento que ha adquirido de sí.

 El problema es que no se ha amado, es decir, no se ha perdonado, no se aceptó, se odia al verse tan abominable, despreciable, condenable.

 Esta es la razón por la que permanece en la oscuridad, es el motivo por el que se llena de veneno-odio-rabia-furia-maldad-deseo de venganza.

 No se ama él mismo, se odia, y en cada tropiezo, dificultad, problema, desgracia, se odia aun mas, generando mas veneno, furia, maldad, deseo de venganza.

 Mientras no se acepte, mientras no se perdone, va a seguir en este camino ruinoso de miseria sufriendo su torpeza y limitaciones para solo acabar odiándose mas a cada instante.

 No ve ni conoce lago diferente porque no ha querido, porque no se ha amado, no se ha perdonado, no ha admitido otro mundo, otra verdad, no ha salido de su limitada, cerrada y oscura ciencia.

 Se queda con su solo juicio y se condena. Se ve con un solo ojo, el pensamiento-conocimiento, pero no usa le otro ojo, no usa el corazón, no se ama, por ello es que se cierra-encierra-condena en su realidad limitada, se odia y dice que no tiene mas remedio.

 Debería mirarse con amor, aceptarse, perdonarse, debería usar el otro ojo y no enorgullecerse de uno solo como lo hace satanás, debería aceptar el amor deponiendo el deliro de orgullo que no hace mas que generar veneno-odio.

 Dominado por su veneno-odio miserable, se vuelve maldito, resentido, despiadado. Permanece decepcionado de sí, desencantado, desilusionado, por ello es que se convierte en resentido.

 Supura veneno por los poros, mana odio, escupe maldad, chorrea rabia, arde en deseos de venganza, esta desesperado por encontrar un motivo para hacer a otros víctimas del odio infernal que en su interior gesta, arde y admite. Si no encuentra el motivo, lo inventa.

 Al admitir odiar se convierte en puerta del abismo, por ello es que no solo tiene el veneno de su propia descomposición, ruina, autodestrucción, sino que también se llena del veneno infernal. Así se vuelve instrumento de sanas, un títere de los demonios.

 Admite ser manipulado porque esta lleno de odio, rabia, furia, maldad y deseos de venganza, admite obrar mal, con perversidad, para maldad y por ello es que se vuelve dócil instrumento en las garras satánicas para azotar a otros.

 En su interior esta muerto, arruinado, lleno de veneno, por ello es que se dedica a matar. Combate todo lo que es vida, escupe veneno corrompiendo, matando, difundiendo vicios e inmundicias, burlándose de lo bueno, puro, santo, verdadero.

 Astuta y despiadadamente hace prevalecer la maldad, su orgullo y caprichos. Es capcioso y sumamente perverso. También es despiadado, maldito, resentido, cuando tiene oportunidad de hacer una maldad la hace por el mero gusto de hacerla, de ver y de hacer sufrir a otros.



7.- EL HIJO MAS FIEL Y SU MEJOR IMAGEN



 Se destaca su ser traidor. Esto se debe a que es leal a sí mismo, piensa obsesivamente en sí y por ser sumamente miserable, consumadamente miserable, se elige siempre a sí mismo.

 Por debilidad y miedo también se elige a sí mismo, es fiel a su delirio, esclavo de su imagen, esclavo de sus caprichos, vicios y ambiciones, no admite limitación ni desvío, es fiel a si mismo, siempre se elige a sí, y peor aun, se justifica en ello.

 Culpa a otros de sus desgracias y los responsabiliza por lo que padece cuando siempre hizo lo que quiso, cuando siempre hizo lo que ambicionó sin admitir idea diferente a aquella que en su ser oscuro y sumergido en el abismo ha gestado.

 Es débil e inconsistente, se ahoga en su ser pusilánime, naufraga en su inconsistencia viciosa, corrupta, n su ser larva infernal.

 Es baboso, adulador, lisonjero, zalamero, porque busca adoración y aceptación, pero es todo máscara y fingimiento, lo hace para obtener adoradores, fieles seguidores.

 Así se hace necesario, se ofrece e impone como útil, pero en realidad solo busca adoración, aceptación, satisfacción para su ego.

 Tiene miedo, se preocupa por sí, por ello es que se presenta como útil, necesario, oportuno, esperando ser aceptado, visto, reconocido, demandando ser tomado en cuenta.

 Orgulloso como él solo, digno hijo de satanás, se cree perfecto e inmejorable, por ello es que se muestra, expone, ofrece, finge interés, dice ser útil y aparenta ser capaz mientras que se presenta como oportuno y casual.

 Es vanidoso, excéntrico, caprichoso, obtuso, miserable, rasposo, algo repugnante y sumamente pesado y pegajoso.

 La verdad es que tiene miedo, se preocupa por sí, no hace mas que pensar en sí, se dedica con interés desesperante a satisfacer su ego.

 Es enfermizo, débil, lo domina la preocupación, es pusilánime, cobarde, vanidoso detestable y asquerosamente pegajoso, sumamente pesado.

 Es un abismo en sí mismo, como un agujero negro en el espacio, devora, consume, succiona, quita vida, absorbe vitalidad dejando a otros vacíos, desolados, consumidos, deformaos, exprimidos.

 Aun no queriendo hace tales cosas porque ya es así, ya se ha consumado como abismo con patas que se arrastra sobre la faz de la tierra buscando satisfacción para su ego infernal.

 Es una chimenea del infierno, él en sí mismo devora almas y por el abismo de su ego las envía al infierno eterno, las consagra a satanás, las coloca en sus garras para que sean devoradas, consumidas, destrozadas y atormentadas.

 En su ser ególatra orgulloso miserable se constituye en un nexo entre la tierra y el infierno, un vínculo, una escalera o enlace por donde los demonios salen del abismo para invadir la tierra, perseguir a las almas, destrozarlas, esclavizarlas, atormentarlas y arrastrarlas posteriormente al infierno.

 Es un lobo disfrazado de cordero, es la misma serpiente infernal, el mas fiel hijo de satanás, su fiel imagen, porque dice todo aquello que las almas en su miedo quieren escuchar mientras que las va envolviendo, dominando, controlando y colocando a su disposición.

 Las seduce, engaña, encanta, les presenta una imagen agradable, una sonrisa, desborda de fingida piedad, misericordia, bondad, dice ser lo mejor y mas bueno, algo tan humano que es divino, pero repugna, chorrea inmundicia, baba infernal, es un cerdo ególatra narcisista infernal buscando adoración, satisfacción para su ego.

 Es traidor porque finge interés, finge aceptar, finge dar, finge bondad, etc., pero en realidad lo que hace es envolver, engañar, atrapar, ser el dulce que atrae a los niños a consagrándolos a satanás, el violador eterno e infernal que destroza y veja a las almas solo por hacerlas padecer y por disfrutar de su maldad mientras destruye las obras de Dios.

 Se elige miserablemente a sí mismo, se elige en su miedo y egolatría, defiende su imagen llevándola al extremo, exagerándola y convirtiéndola en un ídolo. Al final ni se elige a sí, elige su delirio-fantasía-imagen-ídolo, por ello es que solo quedan tinieblas, cenizas.



8.- SU RUINA Y RESURRECCIÓN



 Se hizo a sí mismo y adora eso que hizo, construyó, elevó, no creció, no maduró, no evolucionó.

 La verdad es que no sabe ni comprende nada, no ha entendido que en el mundo lo que hacemos siempre tiene que pasar por la prueba.

 La prueba es la ruina, cuando eso que somos-hacemos es odiado, perseguido, despreciado y cuando se viene abajo o se escapa de las manos.

 Ahí la persona debe morir a sí misma, permitir ser despojada de lo que construyó o permitir que se venga abajo, sea despreciado, odiado, perseguido.

 Esto es tanto para lo que la persona es en sí misma, como para su imagen y lo que ha construido-hecho como actividad, trabajo, servicio, etc.

 Está orgulloso, satisfecho, de lo que es, tiene y hace, porque es fruto de su otra, sacrificio y esfuerzo. No admite la verdad, no ve la realidad.

 Hizo todo por y para sí, lo considera su vida, existencia y es su orgullo.

 Pero a todos nos sucede lo mismo, llega el momento donde eso se derrumba, viene a bajo, es pisoteado.

 Es necesario que eso suceda para no convertir en un ídolo lo que somos y hacemos, para no volvernos esclavos de eso que decimos que tenemos.

 Llegando el momento del derrumbe, la ruina, el desplome, la desgracia, hay que aceptar la realidad y comprender que solo hemos acumulado humo, fantasías, delirios, evasiones de la realidad, caprichos.

 El alma debe ser purificada, liberada de las inmundicias que ha gestado y de ese abismo de egolatría narcisista infernal en el que se ha convertido.

 Le conviene pasar por la ruina, por esa muerte a lo que es y hace, por el comprobar que nada puede, nada sabe, nada tiene.

 Debe verse postrada y hacer experiencia de su ser real, de su ser inútil, incapaz, su ser nada. Viendo eso debe aceptar la realidad venciendo el miedo y el odio.

 Debe vencer el miedo espantoso que le provoca ver lo que es en realidad y el odio que se genera a sí y a otros por ello.

 Vencer el miedo y el odio es no hacerse adorar y no odiar ni odiarse.

 De ahí la persona debe levantarse apoyada en Dios y siendo y haciendo lo que Dios quiere porque así Él la hace, recrea, la convierte verdaderamente en hija suya.

 Tiene que pasar por esa ruina-muerte para probar la resurrección y comenzar una nueva vida guiada por Dios, sostenida por Él, sin vicios ni orgullo, sin delirios ni fantasías, sino real y eterna.



9.- ANTICRISTOS MÚLTIPLES Y LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO



 Irremediable e inevitablemente a todos nos llega el tropiezo, la ruina, la desgracia.

 Llega por causas externas e internas. Externas debidas a la acción de otros e internas debidas a la torpeza, caprichos, obsesiones, miserias, vicios, defectos propios.

 Cuando esto sucede, el mundo ideal, fantasioso, se derrumba, se viene abajo el cielo, todo nuestro ser es cuestionado, atacado, puesto en tela de juicio y aniquilado.

 Cuesta aceptarlo, nos oponemos, defendemos lo que es nuestro orgullo con furia, desesperación, angustia, pero es inevitable, hagamos lo que hagamos, hemos caído en desgracia y solo podemos ver ruina, destrucción, desolación.

 Acá es donde la persona ególatra, orgullosa, centrada en sí, que hizo del orgullo su motivo de vivir, se desespera, enloquece, enfurece y hace lo que sea para continuar sosteniendo su orgullo, lo defiende aun cuando ni ella misma lo cree.

 En esa defensa obstinada de lo que es humo, fantasía, engaño, la persona se autodestruye inevitablemente, se arruina de manera tal que se vuelve irrecuperable.

 Ahí es donde llega a asemejarse a demonios porque se deja llevar por éstos que desde el fondo del abismo se alzan fingiendo que la asisten y defienden su orgullo y caprichos, cuando en realidad se alzan para atraparla y arrastrarla definitivamente al infierno.

 Si la persona continúa defendiendo su orgullo, si sigue con su lealtad a su imagen negándose a aceptar la realidad, se consume en furia, odio y maldad, termina de autodestruirse.

 Es necesario que recapacite, que vea la realidad, que comprenda que construyó vanidades y que no tiene mas que un vacío abominable y no es otra cosa mas que un ego insoportable delirante de soberbia mientas que se hunden en el orgullo-tinieblas-nada-mentira-fantasía.

 El mismo orgullo es la red satánica en la que queda atrapada, tiene que salir de ese encandilamiento infernal, buscar la Verdad, despreciar y rechazar la mentira, asentarse en tierra firme, construir sobre la roca, usar la piedra angular, apoyarse en Dios, confiar en El Señor, El Salvador, en esa Revelación de Dios.

 No quieren escuchar ni ver, desprecian la Revelación, prescinden de ella y se burlan cuando se la presentan, prefieren su orgullo, por ello es que en definitiva son las almas dignas de encontrarse a merced de los anticristos.

 En sí mismas tienen a ese anticristo personal que es su delirio de orgullo, esa fantasía de autosuficiencia, ese querer creer que a sí mismas se bastan y que por sí pueden todo.

 Al pasar por el mundo de esta manera todos o la gran mayoría, se forma el anticristo general y luego sus autoridades políticas y religiosas también son así.

 Teniendo tantos anticristos, solo hay ausencia de Cristo, de Verdad, de Revelación de Dios, Dios es rechazado, no puede hablar, decir, revelare o intervenir, a la vez que cualquiera puede decir, hacer y creer cualquier cosa.

 Verdaderamente es una demencia generalizada donde impera la mentira y en la que las almas hacen absolutamente lo que se les viene en ganas, o lo que de su podredumbre-abismo surge, con mas lo que los demonios les imponen, exigen y demandan.

 Todos esos egos delirando de orgullo son un gran anticristo, se forma una masa anticristo, una humanidad sin dios delirante de orgullo, ególatra, centrada en si misma, desesperada por conseguir la adoración que le ha negado a Dios.

 Considerar que Jesús, El Cristo, tiene dos Naturalezas, Humana Perfecta y Divina Perfecta, Es Perfecto Dios y Perfecto Hombre. (= Misterio de la Unión Hipostática del Verbo). Entendiendo esto, se deduce claramente lo que es el anticristo, un judas, un perfecto demonio-humano, es demonio y humano, con dos naturalezas invertidas y contrarias a las dos Naturalezas de Cristo.

 Considerar en el mismo sentido que la humanidad ególatra, orgullosa, viciosa, corrupta, tiene el espíritu del anticristo, y la humanidad que se esfuerza por buscar la Verdad, por colaborar en la Revelación del Señor, que recibe esa Palabra-Pan Vivo Bajado diariamente del Cielo, tiene el Espíritu del Señor y por ello es verdaderamente cristiana.

 La humanidad sin Dios, ególatra, delirante de orgullo tiene sus líderes políticos y religiosos y así forma dos naturalezas contrarias a las de Cristo y los suyos, así conforman un anticristo.

 El Espíritu del Señor está sobre los que lo adoran en espíritu y Verdad, quienes lo obedecen-siguen colaborando en Que Se Haga-Reine-Triunfe Su Voluntad, y es así como Vuelve Cristo, en esa revelación en la que esta dándose-donándose a las almas que se abren a Él en la oración queriéndolo obedecer-seguir.

 La Vuelta del Señor es su triunfo y esto es cuando vuelve a Revelarse después que toda revelación fue apagada, combatida, sofocada.

 El alma que busca su Voluntad, que hace oración discerniéndola, está colaborando en Su Vuelta-Venida-Triunfo, y así hace retroceder a las tinieblas, vence a todos los enemigos espirituales, participa en la Victoria del Señor.

 Cuando el anticristo asciende, es hora de buscar al Señor, la Vuelta, el regreso de Cristo, es el momento de que inicie su Revelación derrotando al anticristo y a todos los enemigos espirituales.

 Sube el adversario del abismo para arrastrar a las almas a la perdición.

 Se alza el adversario fingiéndose salvador, convirtiéndose en anticristo.

 Viene a defender el orgullo, a endurecer los corazones, a volverlos obstinados, caprichosos, tercos, sumamente perversos y desgraciados, orgullosos ególatras miserables.

 Peleando no se le va a ganar, queriéndose imponer solo lleva a la ruina, provoca la autodestrucción y en esto es que guía, comanda el adversario, el anticristo finge salvar-defender el orgullo y poder concretar la propia voluntad, pero solo lleva a la ruina irremediable. Hay que perder para ganar cuando ganar es perder, perderse en tinieblas-muerte eterna.

 La manera de derrotarlo es muriendo a sí mismo, renunciando a la propia voluntad, aprendiendo a perder, dejando que el orgullo sea totalmente derrotado, arruinado, destruido, aniquilado.

 No hay que defender el orgullo, tiene que caer, morir, perecer, desaparecer, venirse al suelo.

 Hay que aceptar la derrota, postrarse a los pies el Señor, rendirse ante la Santa Cruz y entregarse a la Divina Voluntad, a lo que Él disponga. Considerar que se trata de lo que Él ha permitido no queriéndolo.

 Así morimos místicamente, así muere la humanidad, muere la rebeldía, pierde el adversario el poder que tiene sobre nosotros, la capacidad que ha adquirido para controlarnos, someternos, esclavizarnos y usarnos como títeres estúpidos para satisfacerse él.

 Al morir nuestra humanidad, la voluntad humana, se le da lugar a Dios, Él puede intervenir, prevalecer, reinar, hacerse presente.

 No viene para darnos la victoria humana a la que aspiramos, no viene a fortalecer la voluntad propia, eso lo hace el anticristo, viene a dar muerte definitiva a esa voluntad humana orgullosa, ególatra, caprichosa y rebelde a la Voluntad Divina que es hija y esclava de satanás.

 Nos libera, limpia, purifica y ahí es donde El Señor se establece en el alma, nos da su Espíritu de Hijo de Dios para que seamos hijos de Dios.

 Si empiezan a buscar al Señor, si Buscan la Verdad, Su Revelación, están colaborando y participando en su Venida-Vuelta que es, justamente, esa Revelación de Dios.

 Si no buscan esa Revelación diaria y constante de Dios, si no se dejan guiar por El Señor, continuarán guiándose a sí mismos o dejándose guiar por farsantes, chantas, embusteros, mentirosos, lobos disfrazados de cordero, y consecuentemente, seguirán encaminándose al infierno.

PEQUEÑO PERFIL DEL ANTICRISTO


 En esencia, el anticristo es un ególatra narcisista infernal sumamente caprichoso, asquerosamente obsesivo e insoportablemente histérico.

 Cualquier persona de estos tiempos encaja en el perfil, es parte de la definición.

 Hace lo que quiere, cree que es dios, que existe por y para sí mismo.

 Se finge libre, pero es esclavo de su ego y de su falsa imagen, de aquello que cree y que quiere hacer creer que es.

 No le importa nada ni nadie, solo mira lo que quiere, lo que su ego le demanda, exige, impone y como idiota se dedica a conformarlo, satisfacerlo, hacerle caso, servirlo sin considerar que se convierte en una bestia abominable peor incluso que los animales que siguen sus instintos.

 Permanece disociado de la realidad, perdido en su fantasía encerrado en lo reducido de su mundo, no ve ni entiende aunque se crea inteligente.

 Es peligroso para sí y terceros, no le interesa ni lo bueno ni lo malo y solo considera como bueno aquello que ambiciona, quiere, desea, busca.

 Los conocidos vicios capitales no solo los tiene todos, sino que los cultiva.

 Es un demente, delirante, y con tal de satisfacer su ego es capaz de cualquier cosa.



 Considerando estas líneas básicas, debemos entender que hay que abandonar vicios, ambiciones, caprichos, renunciar a la voluntad propia para evitar convertirse en un anticristo.

 Debemos buscar la Voluntad de Dios y obedecerlo renunciando a nosotros mismos, a la propia voluntad, sacrificándola para obedecer-seguir a Dios en su Voluntad y para colaborar en Que Su Voluntad Se Haga-Reine-Triunfe en nuestra vida y en el mundo.


PERFILANDO AL ANTICRISTO:

EL COMBATE FINAL POR LA SALVACIÓN. CONSIDERACIONES, la acción del anticristo:

EL ANTICRISTO Y LA SEGUNDA VENIDA DE JESÚS:

ESPÍRITU DE ANTICRISTO:

ALMAS Y NACIONES POR EL MISMO CAMINO (CÓMO LAS TOMA EL ANTICRISTO):

CADA UNO SE CONSIDERA UN DIOS (=ANTICRISTO):

NADA MAS BLASFEMO, ANTICRISTOS A GRANEL:

VIENE EL ANTICRISTO:

TRES EJEMPLOS DE ANTICRISTO:

EL FALSO PROFETA (=BERGOGLIO) SEÑALA AL ANTICRISTO:

ANTICRISTO SURGE, RECHAZARLO:


PARA DESCUBRIR AL ANTICRISTO


 El anticristo, antes que ninguna otra cosa, debemos considerarlo como un espíritu, su ser o esencia, y luego comprenderemos lo que es.

 Esto se debe a que primero todo es en el ámbito espiritual y luego se refleja en lo terrenal, produce efectos.

 La creación espiritual es el noventa y nueve por cien de la creación y la creación material es el resto. La comparación es el témpano de hielo o iceberg, donde lo que se ve es la mínima parte.

 Es un espíritu de orgullo, amor propio, deseo de adoración, una exaltación de sí mismo. Esto se debe a que es miedo, preocupación por sí, vacío, desolación, ausencia y negación de Dios, rebeldía contra Su Voluntad.

 Anticristo es esa exaltación del ‘yo’ tan generalizada en estos tiempos, es un ser caprichoso, obtuso, inmaduro, centrado en sí mismo que solo ve lo que quiere, que se imagina lo que no quiere, que permanece centrado-encerrado en sí, abismado en su miseria.

 Solo mira lo que quiere y lo quiere en el instante, sí o sí y sea como sea sin importarle nada ni nadie porque su desesperación es satisfacerse, conformar su ego, saciar su ambición, hacer caprichosamente lo que se le antoja demostrando rebeldía, desafiando.

 Se vale por sí mismo siempre porque es rebelde y se siente orgulloso de serlo. Le rinde culto a esta imagen delirante de sí, abominable, corrupta. Está satisfecho de ser repugnante, grosero, vicioso, celebra todo lo que sea esa falsa liberación que es la exageración de vicios, vanidades, inmundicias, corrupciones, abominaciones, caprichos, depravaciones.

 Es un absolutista monárquico, falso rey, rey infernal que se alza para demandar ser adorado, visto, tomado en cuenta y que no le interesa mas que lograr esa satisfacción, conseguir saciedad para su sed infernal de adoración.

 La violencia es su método porque es caprichoso obtuso y ambicioso y no acepta limitaciones a su ego narcisista infernal, se considera habilitado para odiar y aborrecer a quien le pone límites y a quienes no lo satisfacen como lo desea, se le antoja y siente que lo necesita.

 Considerar que por el abismo del ego se alza el delirio orgulloso, surge el súper-yo violento, ambicioso, desesperado por satisfacerse, saciarse, hacerse adorar, servir, obedecer. Se alza movilizado por la furia infernal y decidido a satisfacer sus caprichos, vicios, ambiciones.

 El anticristo es el ‘yo’ manejado, capitaneado, manipulado, alzado y usado por satanás. Esto produce la exaltación del yo-ego de las personas, cada uno lo vive en sí y también del conjunto de personas y ahí tenemos un anticristo mundial.

 Al fortalecerse en la vida personal de cada uno, se hace fuerte y presente en el mundo, se construye un mundo sin Dios y en contra de Él donde lo humano es exaltado y lo divino olvidado, deformado, adulterado y rebajado.

 La exaltación de lo humano es satanismo, es la doctrina infernal, es lo que ha propiciado satanás desde el principio, elegirse a sí mismo, considerarse dios, no aceptar los límites que Dios como Buen Padre dispone para educar a sus hijos.

 Considerar que ‘humanismo’, es el nombre con el que las sectas satánicas han extendido su doctrina en el mundo obrando como su líder que enmascara y disimula sus perversas actividades presentándolas como buenas, necesarias, útiles, oportunas, etc., nunca satanás ofrece su veneno directamente como tal porque solo los dementes y los ambiciosos lo aceptarían.


EL COMBATE FINAL POR LA SALVACIÓN. CONSIDERACIONES, ACCIÓN DEL ANTICRISTO


1.- LO QUE ESTÁ BUSCANDO EL ADVERSARIO

2.- PERSEVERAR UNA VEZ MAS

3.- CAE TODO, SE DERRUMBA TODO

4.- AL FINAL, ESE ORGULLO TAMBIÉN DEBE CAER

5.- UN ESFUERZO Y SACRIFICIO

6.- ANTES DE OBRAR POR CUENTA PORPIA, CONSIDERAR

7.- HASTA CONFESAR ESTA ÚLTIMA VERDAD

8.- FINALMENTE EL ANTICRISTO CONFIESA SU OBRA


-------------------------------------------


1.- LO QUE ESTÁ BUSCANDO EL ADVERSARIO


 Llega el combate final por la salvación de las almas, y como siempre, debemos elegir a Dios, renunciar a nosotros mismos.

 Esta vez, mas que otras veces, es todo muy confuso y contradictorio, sumamente doloroso y asquerosamente abominable.

 Nos castiga, azota, persigue y maltrata el adversario, nos somete a los peores tormentos, y esto es constante, noche  día y todos los días.

 A esto se añade el hecho de que venimos en esto durante años y no hemos conocido otra cosa mas que dolores, penas, sufrimientos, castigos, humillaciones, tomentos, abominaciones que nos han vuelto la vida insufrible, un verdadero castigo, una asquerosa maldición.

 Nos coloca el adversario ante una situación en la que solo podemos padecer como malditos condenados noche y día. Después se ofrece como salvador sugiriéndonos una salida o solución.
 Esa supuesta solución no es tal, no existe, es una trampa, no remedia nada, no alivia nada, solo provocará mas desgracias.

 Lo que realmente busca el adversario es inducirnos a obrar por cuenta propia.

 Quiere liberar la voluntad propia y así sublevarnos contra Dios, hacernos rebeldes contra su Voluntad.

 Quiere imponernos que nos elijamos a nosotros mismos haciéndonos creer que nos salvamos.

 La verdad es la misma de siempre, nada va a solucionar, nada va a cambiar, al contrario, todo va a empeorar.

 Pero a la vez, todo es sumamente insufrible, abominable, insoportable, verdaderamente infernal.

 ¿Salida?, aceptar lo irremediable, soportar, aceptar lo que Dios ha querido, y lo que no quiso, pero permitió para probarnos, purificarnos y hacernos ganar mérito.

 Aceptar no significa querer, solo soportar, pasar, no renegar, no rebelarse. Significa seguir adelante a pesar de todo.


2.- PERSEVERAR UNA VEZ MAS


 Continuando con lo expuesto en: LO QUE ESTÁ BUSCANDO EL ADVERSARIO: http://jorgelojoluzverdadera.blogspot.com.ar/2016/08/lo-que-esta-buscando-el-adversario.html , proseguir.

 No debemos alzarnos, rebelarnos, obrar por cuenta propia, porque no hay solución posible, esta vez nos toca perder como siempre.

 Considerar que perdiendo ganamos, cuando no obramos por cuenta propia perdemos según el mundo, pero ganamos según Dios. El ejemplo es El Señor en la Santa Cruz.

 Tampoco debemos cobrarnos venganza contra quienes al servicio del adversario nos hacen padecer en el mundo como en el infierno.

 Mucho menos debemos obrar despechadamente porque es otra forma de venganza.

 Cuando somos humillados, vencidos, atormentados, castigados, si bien evitamos vengarnos entendiendo que es obra indirecta del adversario el hacernos padecer, es común que obremos despechadamente.

 Esto significa que castigamos o humillamos a otros, o también, que hacemos aquello que sabemos que no debemos y ni nos conviene en revancha y desafío, provocando a Dios, demostrándole furia y manifestando frustración, vomitando veneno.

 La cuestión es la misma de siempre, hay que vencerse a sí mismo, al ego-orgullo-yo que se expresa o manifiesta en la voluntad propia y que finge defendernos al obrar con furia, odio, maldad.

 Considerar que el Verdadero y Eterno Bien Es Dios mismo y lo tenemos cuando aceptamos su Voluntad y dejamos de renegar y de obrar por cuenta propia.

 Hay que aceptar la Voluntad de Dios, abrazar la Cruz y seguir adelante usando todo como medio para vencerse a sí mismo, purificarse, crecer espiritualmente y salvar almas.

 Considerar que el que persevere hasta el fin, se salvará.


3.- CAE TODO, SE DERRUMBA TODO


 En el combate final se alza-presenta-revela el anticristo.

 Se trata del adversario mismo, satanás, inflando, manipulando y usando al ‘yo’ en contra de nosotros mismos.

 El ‘yo’ es tan ‘yo’ que termina siendo él mismo, es traidor, se elige a sí y se rebela, elige al adversario, satanás.

 Aunque queramos ser fieles a Dios, dice ‘basta’ y no cesa hasta que rompe el vínculo, establece la rebeldía y se vuelve rey.

 El adversario mismo, satanás, por su espíritu inmundo de anticristo dice: ‘Esta vez no ganás, esta batalla es mía, te llegó la hora, es el momento de perder’.

 No cesa su azote, castigo, no se acaban los sufrimientos, se difieren en el tiempo y se extienden los abominables días y sus asquerosas y repugnantes noches.

 Esto se difiere en el tiempo, se perpetúa, no acaba, incluso cada día es peor.

 La buena voluntad se agota, el alma se consume, el cuerpo se destruye, deforma y estropea.

 Al final caemos aun no queriéndolo.

 Ahí decimos que realmente queremos rebelarnos y pasar del otro lado. El alma confiesa su última rebeldía, escupe veneno, aborrece a Dios, se rebela furiosa y descontroladamente, y al final, dice que eso es lo que realmente quería.

 Acabada la furia, se desinfla, queda en ruinas, como edificio socavado, aplastada, abatida, y sin donde ir, sin nada que hacer, totalmente perdida, sin Dios, en el vacío.

 Surge miedo y preocupación, si no se apura a pedir perdón y reconstruir la relación con Dios, ahí quedará y se perderá mas allá de las buenas obras que haya realizado.


4.- AL FINAL, ESE ORGULLO TAMBIÉN DEBE CAER


 Abatidos, destruidos, arruinados, con el alma a jirones, perdida, sin fuerzas, nos arrastramos sobre la faz de la tierra como en el fondo del infierno.

 Ahí se alza el adversario y nos dice-sugiere su última tentación, busca seducir al ‘yo’, busca la parte mas honda del alma, la nada miserable y corrupta que somos en esencia.

 ‘Vine a destruir tu orgullo, no te iba a dejar salir, no te iba a dejar pasar, sin antes arruinarte tu orgullo’.

 Acá el alma comprende donde estaba su orgullo, y en el alma fiel y perseverante se trata justamente en eso, en haber obedecido a Dios, haber aceptado su Voluntad siempre.

 Se genera orgullo en renunciar a sí mismo y sacrificarse, obedecer y perseverar.

 Ese orgullo tiene que caer, esta vez debemos perder, acá es donde el alma tiene que decir sin miedo y con fe que no puede ni quiere mas.

 Debe el alma aceptar sus límites, recordar que es solo humana.

 También acá debe vencer el miedo a Dios y no decirle siempre que sí, animarse una vez a decir que no.

 Esta vez debe hacer aquello que considera herejía, lo peor, lo que el alma teme, negarse, decir que no, y vencer el miedo que esto genera.

 Ahí el orgullo de haber obedecido y de haberse sacrificado siempre tiene que caer.


5.- UN ESFUERZO Y SACRIFICIO


 Se alza el adversario para tentarnos por medio de nuestro ‘yo’ rebelado convirtiéndose en anticristo esta unión nefasta en nuestra contra.

 Ahí hace todo lo posible para apartarnos de Dios y obligarnos a que lo odiemos.

 No solo nos castiga, hace padecer y nos somete a aquello que es lo peor de lo peor para cada uno, la “Habitación 1-0-1” de G. Orwell en su novela distópica “1984”, sino que constantemente ofrece falsas soluciones, falsas salidas, falsas salvaciones.

 Busca rebelarnos y meternos en agujeros peores.

 Lo peor que podemos hacer es valernos por cuenta propia, lo mejor que debemos hacer es un gran esfuerzo, un gran sacrificio.

 Esto consiste en postrarnos, aceptar la realidad, decirle a Dios que no podemos mas.

 No hay fuerza ni voluntad, no tenemos ni fe ni esperanza, el adversario nos representa que todo es igual y será peor.

 En este punto ceden la fe y la esperanza, mientras que la caridad se enfrió y perdió hace tiempo.

 No hay mas que mala voluntad, es una situación infernal en la que el alma sufre como maldita condenada sin fin noche y día y por mucho tiempo.

 Pese a tener el infierno adentro y en derredor, el alma debe postrarse, colocarse al menos de rodillas y suplicar.

 No hay ni fuerza para hacer una oración, solo odio, furia, maldad y horrendas tentaciones de venganza, despecho, etc.

 Ahí hay que hacer el esfuerzo-sacrificio, suplicar a Dios una salida, remedio o solución.

 Dios no va a hacer que cesen los castigos y tormentos, no va a remediar la situación, solo va a dar fuerzas para perseverar y seguir, y algo menguan los dolores también, pero no por mucho tiempo.


6.- ANTES DE OBRAR POR CUENTA PORPIA, CONSIDERAR


 El castigo infernal se prolonga, difiere, extiende en el tiempo, es algo abominable, insufrible.

 Se dan cita todos los demonios y no se ve salida, remedio o solución posible.

 Ahí el adversario tienta con venganza y despecho, ‘ya que ni te ayuda ni te interesa, rebelate’.

 Si no lo consigue, tienta con otra venganza y despecho, nos ofrece obrar desafiando y tentando a Dios, provocándolo como adolescentes rebeldes.

 Si con esto no obtiene mucho, nos llena aun con mas furia, odio, maldad y nos tienta con cobrar venganza contra aquellos que son su instrumento en el mundo. Nos tienta con venganza contra sus cómplices mundanos.

 Antes de obrar por cuenta propia, antes de pasar del otro lado, antes de cruzar la línea totalmente descontrolados y convertido en demonios, debemos postrarnos.

 Es sumamente difícil orar, no hay intención, no hay voluntad, solo odio, decepción, desencanto y un abominable deseo de venganza, de hacer padecer a otros. Claramente el adversario nos ha transfundido su voluntad.

 Antes de dejarnos arrastrar, llevar, reclutar por el adversario, debemos postrarnos.

 Hay que pedirle al Señor que nos sale. Eso solo, ni hay fuerzas para otra cosa, no hay voluntad para mas.

 En el mas absoluto vacío, en la mas abominable desolación, hay que pedirle que nos salve, que nos de una salida, un camino.

 También es conveniente recurrir al Cuerpo Místico, es decir, a Santos, Ángeles, almas del purgatorio y quienes pasan por el mundo amando a Dios.

 Esto no soluciona problema alguno, no remedia nada, pero en algo el infierno que nos atormenta cede, mengua, se alivia.

 Luego intervendrá El Señor.


7.- HASTA CONFESAR ESTA ÚLTIMA VERDAD


 Perseverando a pesar de todo, al final el adversario vuelve a hablar tentándonos, seduciendo al ‘yo’ que es un traidor como prostituta barata que solo quiere dinero, fama, poder, comodidad y satisfacción de vicios.

 Lo que dice burlándose es: ‘siempre decías que basta y que no podés mas, que esta vez se terminó, pero como idiota siempre seguís’.

 Luego añade, ‘la verdad es que seguís porque no tenés mas remedio, te descubrí, sos un idiota, un inútil, un incapaz, ni siquiera podés hacer algo bueno por vos mismo, ni por mí que soy tu yo, tu-yo, tu alma misma’.

 Mas allá de lo que haga y diga el adversario, la Verdad es siempre la misma, debemos seguir, ignorarlo, perseverar en la oración.

 Acá tenemos que reconocer la Verdad, debemos pedirle al alma que confiese la Verdad y a Dios que nos la revele.

 La verdad es que hemos renegado de Dios en esta abominable situación por una razón.

 No fue porque los tormentos fuesen insufribles, insoportables, abominables e interminables.

 Hemos renegado y nos hemos quejado, lo hemos despreciado por orgullo.

 Despreciamos esta situación, esta prueba, porque no la hemos podido pasar, porque nos ha tocado perder y porque en esta situación, esta vez, hemos tenido que decirle a Dios que no, que basta.

 Es por orgullo que queríamos vernos libres de esto, de lo mas abominable, de la habitación 1-0-1.

 No fue por dolor o sufrimiento, tenemos desprecio de nosotros mismos y ni nos interesa eso, fue por orgullo.

 Sufrimos por orgullo y por orgullo nos hemos vuelto rabiosos no queriendo ver la situación en la que siempre somos derrotados.

 El adversario nos la restregó sin cesar y se glorió en eso, con esto nos causó verdadero dolor, el peor de todos.

 Considerar que al vernos vencidos, derrotados, humillados, le pedimos-suplicamos a Dios que nos ayude, pero que nos ayude a obtener la victoria, que cambiara la situación.

 La cuestión es que debíamos perder esta vez y eso es lo que nos hizo rabiar, sulfurar, enfurecer y eso es lo que verdaderamente nos arruinó, autodestruyó y provocó el infierno.

 No aceptábamos la derrota, no nos permitíamos aceptar que no va mas, que no podemos y que provocamos el infierno al querer algo diferente, al pretender dominar a Dios y al buscar imponerle que Él solucione lo que es imposible de solucionar.

 Provocamos un infierno peor queriendo controlar a Dios, buscando que Él haga lo que queríamos, pretendiendo que nos ayude a vencer a otros en el mundo, no vino para eso.

 Cuando comprobamos eso nos vimos traicionados, decepcionados, frustrados, renegamos y nos esforzamos en ser mas fieles, buscamos ser orgullosamente perfectos y mejores, pero solo con la vana esperanza de merecer que mas adelante Dios nos ayudar, diera la razón o hiciera cesar la abominable situación sumamente dolorosa e infernal.


8.- FINALMENTE EL ANTICRISTO CONFIESA SU OBRA


 Finalmente el anticristo confiesa:

 “Vine a confirmar tus dudas, vine para apartarte definitivamente de Él”.

 “Vine a darte lo que querías en el fondo del alma, en tu corazón”.

 “Te hablé de fatalidades actuales y futuras, te recordé dolores abominables pasados”.

 “Vine para hacerte la vida abominable e insufrible, un abominable castigo, para volvértela un infierno real sobre la tierra”.

 “Vine a robarte, succionarte la vida, a dejarte reseco como raíz vieja crujiente, a hacerte sufrir y que no conozcas mas que dolor”.

 “Vine a darle muerte a la vida y a todo lo bueno para hacerte mas desgraciado y sufriente, frustrado y resentido”.

 “Vuelvo a decirlo, principalmente vine a buscar tus dudas, miedos, preocupaciones, tus rebeldías y todo lo que es malo para usarlo en contra tuya convenciéndote de que era a tu favor”.

 “Esto lo hice porque en realidad quiero tu bien, siempre quise tu bien, tu verdadero bien, que seas vos mismo, sin Dios, sin ley, sin amo, solo vos convertido en dios”.

 “No vine a postrarte en tinieblas ni a someterte a la muerte eterna, eso lo creés vos al ver todo lo oscuro, malo, por ser pesimista, vine a libertarte, a iluminarte”.

 Y así seguiría hablando sin parar porque solo quiere que lo escuchen, miren, presten atención y hagan caso, que lo consideren un dios y lo tomen en cuenta.


 En esencia considerar que con tal de ser elegido, nos aparta de Dios y ahí comienzan todos los males porque Dios Es El Bien Verdadero, Él Es la Luz Verdadera, Él Es la Vida, Él Es la Verdad, etc., consecuentemente, todos los males comienzan al apartarnos de Él, hundirnos en nosotros mismos, elegirnos a nosotros mismos.

 Ahí abajo queremos creer que somos luz, vida, verdad, pero solo somos unos dementes preocupados por nosotros mismos que fingen bastarse a sí mismos y que tratan de convencer a otros de esa misma mentira.

 La Verdad es simple, Él Es Dios y necesitamos de Él, esto es lo fundamental y así muere el anticristo.


PERFILANDO AL ANTICRISTO:

EL ANTICRISTO Y LA SEGUNDA VENIDA DE JESÚS:

ESPÍRITU DE ANTICRISTO:

ALMAS Y NACIONES POR EL MISMO CAMINO (CÓMO LAS TOMA EL ANTICRISTO):

CADA UNO SE CONSIDERA UN DIOS (=ANTICRISTO):

NADA MAS BLASFEMO, ANTICRISTOS A GRANEL:

VIENE EL ANTICRISTO:

TRES EJEMPLOS DE ANTICRISTO:

EL FALSO PROFETA (=BERGOGLIO) SEÑALA AL ANTICRISTO:

ANTICRISTO SURGE, RECHAZARLO:



Ver también esto en esta dirección:


Espíritus combatidos últimamente y dirección donde fueron publicados:

GRUPOS DE REFLEXIÓN ESPIRITUAL, Una nueva forma de librar el combate espiritual:




24
Anticristo
151
Anticristo-combate final

EL COMBATE FINAL POR LA SALVACIÓN. CONSIDERACIONES:

LO QUE ESTÁ BUSCANDO EL ADVERSARIO:

PERSEVERAR UNA VEZ MAS:

CAE TODO, SE DERRUMBA TODO:

AL FINAL, ESE ORGULLO TAMBIÉN DEBE CAER:

UN ESFUERZO Y SACRIFICIO:

ANTES DE OBRAR POR CUENTA PORPIA, CONSIDERAR:

HASTA CONFESAR ESTA ÚLTIMA VERDAD:

FINALMENTE EL ANTICRISTO CONFIESA SU OBRA:





2 comentarios:

  1. ROTHSCHILD, ANTICRISTO, PLAN ANDINIA


    http://jorgeblojoapa.blogspot.com.ar/2016/06/rothschild-anticristo-plan-andinia.html

    1.- Ante la crisis generalizada en todo ámbito, se presentará el brics como salvación, pero la realidad es que todo es una gran puesta en escena para que se reciba como salvación lo que en realidad es el mismo nuevo orden mundial.


    2.- Se termina de hundir el viejo con una crisis económica y una guerra y como salvación aparece el brics.


    3.- Las instituciones económicas-financieras se derrumban, caen, desaparece el patrón dólar y se vuelve al patrón oro, las instituciones que quedan en pie son las del brics.


    4.- La preponderancia de ee.uu. se derrumba y su preeminencia política es reemplazada por el brics, especialmente por rusia.


    5.- La guerra en europa termina de arruinarla, comienza con la disolución social, el enfrentamiento con el avance musulmán y rusia avanza como salvación, pero en realidad todo estaba preparado, así el invasor real aparece como salvador.


    6.- Se presenta como liberador y capaz de poner orden, pero en realidad es el nuevo orden y el desorden anterior fue gestado apropósito para vencer al opresor como liberador e imponerlo como falso salvador.


    7.- En definitiva, el orden que tenía ee.uu. como autoridad mundial se termina y es reemplazado progresivamente por el brics, y cada una de las naciones que integran el brics asumirán una función particular.


    8.- Por ejemplo rusia ocupara el lugar de autoridad política y mundial, china el lugar de autoridad económica, laboral, financiera y así se hará el reemplazo.


    9.- Lo esencial es que se provoca una crisis generalizada para presentar como salvación lo que no es mas que el nuevo orden mundial.


    10.- Ya lo dije hace tiempo, el nuevo orden mundial es le imperio británico-satánico mundial enmascarado, el brics es la máscara que lo encubre.


    11.- Un punto importante a destacar es que el linaje satánico infernal asentado en londres, con la excusa de la guerra realiza un éxodo y se asienta en la Patagonia. Considerar que luego de la segunda guerra y el orden económico que reemplazó el patrón oro, surgió el estado de israel en palestina.


    12.- No es israel, no es un éxodo israelí sino del linaje satánico, los illuminati, rothschild, y toda la nobleza negra.


    13.- El imperio que instauran en la Argentina, no es judío, es satánico, son los illuminati, es ese linaje que controla el mundo y lo consagra a satanás y lo somete a las tinieblas-muerte eterna.


    14.- Asentados en Argentina, cómodamente instalados en la Patagonia, manejarán el imperio mundial fingiendo que las naciones existen y son libres cuando están controladas, sometidas y no son mas que administraciones locales del imperio sometidas a su vasallaje.


    Leer:

    http://jorgeblojoapa.blogspot.com.ar/2016/06/rothschild-anticristo-plan-andinia.html

    ResponderEliminar
  2. FERMENTAN ANTICRISTOS

    http://jorgebelojo.blogspot.com.ar/2016/12/fermentan-anticristos.html

    http://jorgelojoluzverdadera.blogspot.com.ar/2016/12/fermentan-anticristos.html


    Una persona preocupada por sí misma, hundida en el abismo de su egolatría narcisista, perdida en la fantasía de su imagen supuestamente adorable, es un anticristo.

    En esencia es miedo, preocupación por sí, angustia, sumo temor, pavor, temblor de inconsistencia pusilánime, frágil.

    Larva de demonio, engendro de satanás, no hace otra cosa mas que pensar en sí misma.

    Se preocupa por sí hasta el hartazgo, permanece centrada en sí, se lamenta por su miseria a la vez que se autodesprecia, odia, aborrece.

    Desde el abismo de lamentos por sí misma, se alza orgullosa, con miedo y furia, reclamando ser vista, adorada, tomada en cuenta, no despreciada, queriendo ser aceptada.

    Para ello se da una imagen adorable, aceptable, que el mundo ve, reconoce, celebra, admira, vitorea, adula, desea.

    Es una víbora, serpiente abominable arrastrada, larva de demonio que chorrea inmundicia infernal.

    La gran mayoría de las personas en estos tiempos son así, desprecian lo que son (=Hijas de Dios) y temiendo no ser vistas, amadas, adoradas, tomadas en cuenta, suponiendo que son y serán despreciadas se auto compadecen, se auto desprecian y se alzan forjando una imagen orgullosa de sí, falsa, una máscara, y suponen que eso es su salvación, lo que les va a merecer u obtener ser amadas, adoradas, tomadas en cuenta. Eso es el anticristo personal.

    Desprecian el linaje divino, eligen el linaje satánico. No adoran a Dios, no lo obedecen, no siguen al Señor.

    Prefieren mentirse-engañarse, quieren hacerse adorar, ver, reconocer, ser tomadas en cuenta. Ahí es donde siguen al anticristo y se convierten en anticristo.

    Anticristo es falso salvador y falsa salvación. Las almas consideran que la condenación, el infierno, es no ser amadas, adoradas, exaltadas, tomadas en cuenta, por ello es que creen que la salvación es hacerse adorar, ver, obedecer, servir y considerarse diosas-reinas.

    Consideran que si no pueden hacer su voluntad caprichosa, viciosa, corrupta, están condenadas y se odian y odian a todos, incluido a Dios. Por ello es que, con furia-odio-maldad o con engaño-astucia, hacen prevalecer su voluntad sin considerar que e autodestruyen-transforman en demonios, en anticristos, seres sin Dios y en contra de Él.

    Aun en religión sucede esto porque no obedecen a Dios, hablan de Él y se dan una máscara-apariencia de religiosidad, son hipócritas cerdas ególatras narcisistas infernales que viven para las apariencias, para el mundo. Estas personas no solo son anticristos, sino que también son falsos profetas, lobos disfrazados de cordero.


    DIRECCIÓN DE TODAS LAS PUBLICACIONES SOBRE ANTICRISTO:
    http://jorgelojoluzverdadera.blogspot.com.ar/2016/10/direccion-de-todas-las-publicaciones_33.html

    ResponderEliminar

Evangelio del domingo, 6º Domingo del tiempo ordinario, meditación

Evangelio del domingo, 6º Domingo del tiempo ordinario, meditación “...¡Ay si todo el mundo habla bien de vosotros! Eso es lo qu...