22 noviembre 2016

CONVIRTIERON LA RELIGIÓN CATÓLICA EN UNA SECTA



CONVIRTIERON LA RELIGIÓN CATÓLICA EN UNA SECTA


Eligieron comportarse como prostitutas baratas amantes de satanás, le ofrecieron sacrificios humanos convirtiendo la religión en una secta y sus celebraciones en aquelarres.

Sepan que no tienen a Dios en su secta sino a satanás, a aquel al que eligieron y se entregaron.

Se cumple el tercer secreto de Fátima, el Espíritu de Dios abandona el templo mientras que se pelean entre ustedes por el control de lo que convirtieron en una secta.

 Eligieron comportarse como prostitutas baratas amantes de satanás, le ofrecieron sacrificios humanos convirtiendo la religión en una secta y sus celebraciones en aquelarres.

 Ya era una aberración infernal, un real aquelarre la exageradísima misericordia de este año jubilar, no ahorraron exceso en su demencia, en su fanatismo, incluso el perdón indiscriminado del peor homicidio, el aborto.

 A ese fanatismo misericordioso, a ese extremismo misericordioso, añadieron que desde ahora y para siempre se perdona cualquier cosa en cualquier momento y en cualquier lugar.

 Ya no es la religión católica, la han convertido en una maldita secta.

 Adoran a su líder, un ídolo alzado, delirante, ególatra narcisista que le rinde culto a su imagen, al que consideran un cuasi-dios y del cual dicen que cuanto se le ocurra hacer o decir es algo divino.

 Ese cerdo ególatra narcisista infernal que es un real lobo con piel de cordero (=Ególatra que finge humildad y habla de misericordia), se ha convertido en el “Camarada napoleón” de la novela “Rebelión en la granja”, o el “Gran hermano” de la novela distópica “1984”.

 Cuanto haga o diga ese cerdo parece ser para sus adoradores hecho o dicho por el mismo Dios, tal es el nivel de fanatismo de estos tiempos.

 Todo lo justifican, defienden, todo lo ven bien, no piensan, se niegan a ver-entender-razonar, son fanáticos que adoran y defienden a su líder.

 Verdaderamente es una secta, y si le faltaba algo para consumarse como tal eran los sacrificios humanos. Pues bien, eso ya lo tienen, el aborte es un sacrificio humano que ofrecen a su líder, a su señor, satanás.

 Los que siguen-adoran a bergoglio en su delirio misericordioso, en su extremismo delirante, son cómplices.

 Como cómplices son co-responsables en cada aborto, pagan con su vida y responden ante Dios por cada uno de estos aberrantes homicidios.

 Esto es análogo a la matanza de inocentes realizada por herodes (Mt 2, 16).

Es una secta de fanáticos que solo practican la egolatría, adoran la imagen propia y la de sus líderes, se dicen las mentiras que desean escuchar, quieren creer que se salvan adentro y que todos fuera se condenan.

 Están plenamente convencidos de ello, pero todas las religiones en su desesperación por vender su producto y captar fieles clientes o clientes fieles sostienen lo mismo en esencia: “Nosotros buenos, los de afuera malos”, “A nosotros dios nos adora y a ellos los condena”, “Nuestro líder tiene razón”.

 Las mismas almas desde adentro han abandonado el verdadero culto, lo han desviado, olvidado, cambiado, subvertido y en definitiva, se han olvidado de Dios aunque hablen sobre Él todo el tiempo.

 Al abandonar la verdadera devoción al Inmaculado Corazón de María Virgen y el verdadero culto al Misterio de la Transubstanciación, la iglesia perdió la Verdadera y Real Presencia de Dios.

 Continúa ahí, sigue estando ahí, pero eso no es la iglesia, es una simple empresa transnacional, y peor aun, tiende ya a ser mas una secta que otra cosa.


 En una secta se enseña a adorar al líder, éste ocupa el lugar de Dios, se constituye en un semi-dios, como un dios encarnado y se le atribuyen poderes, aptitudes, capacidades extraordinarias.

 Los miembros adoran al líder al que consideran dios y se someten a su voluntad, sirven a sus caprichos y pierden su personalidad, libertad, voluntad al hacer propia la del líder-dios.

 Creen sentirse seguros, a resguardo, protegidos bajo el amparo de ese líder omnipotente, dios o semi-dios al que adoran.

 Esto es porque son débiles, inconsistentes, cobardes, temen por sí mismos, temen al mundo que les rodea, el mismo mundo al que odian-desprecian, y es justamente ahí que dentro de la secta se creen a salvo, y por ello adoran a su líder como dios protector, benefactor, omnipotente salvador.

 El trabajo de los líderes en las sectas es mantener a sus fieles en esa posición de inferioridad, crear la dependencia, porque así es como son adorados, servidos, creídos, obedecidos.

 Los líderes no hacen crecer, no liberan, no hacen madurar, necesitan que los fieles continúen en ese estado de inferioridad miedosa para hacerse necesarios, para continuar desempeñando el papel de dioses, salvadores, protectores, defensores, etc.

 Las sectas tienen objetivos terrenos, aspiraciones mundanas, son asociaciones lícitas orientadas al mundo, dedicadas a delitos como trata de personas, tráfico de drogas, armas, influencias, etc.

 Encubren o enmascaran su ser y hacer delictivo, su proceder delictual tras las apariencias de realizar un beneficio, un servicio, filantropía, caridad, etc., algo que el mundo repute por bueno.

 Considerar también el lavado de cerebros, control mental, la utilización de drogas al efecto, el empleo de técnicas de determinación de la voluntad para crear esclavos mentales, idiotas útiles todo servicio, peones que cumplan los fines de la secta, de la organización criminal.

 Considerando lo expuesto podemos decir que es una secta, si antes no lo fue, ahora lo es.

 Es mas, hay dos sectas disputándose el poder, una que usa la bandera tradicionalista y otra que usa la bandera modernista. Desde el golpe de estado en el vaticano que dieron los modernistas-jesuitas, va triunfando en el control esta secta, pero notar el detalle, cada secta su papa, y todavía siguen diciendo que la iglesia es una y santa, hasta satanás se les ríe en la cara.


LAS RELIGIONES Y “1984” DE G. ORWELL



LO QUE SUCEDE EN LAS RELIGIONES NO DIFIERE DE LO DESCRIPTO POR G. ORWELL EN SU NOVELA DISTÓPICA “1984”:


 Los fieles son esclavos mentales que temen por sí y practican autodisciplina, se esfuerzan en cumplir hasta las mas mínimas prescripciones pretendiendo evitar cometer el “Crimental”.

 Las autoridades son como el “Partido interior” que se ocupa de mantener el orden, hacer imperar la voluntad del “Gran hermano”, y que se permiten ciertos privilegios, como los cerdos de “Rebelión en la granja”.

 Los fieles mas comprometidos pertenecen al “Partido exterior”, férreamente controlado, de estricta observancia, ciegos que creen la mentira, que se comieron “El relato” y defienden a sus opresores padeciendo un síndrome de estocolmo.

 Los fieles mas distantes, sin mucha participación, de participación ocasional, son como los que vivían en la periferia con cierta libertad, aquello a los que “Se les permitía pensar simplemente porque no piensan”.

 El “Gran hermano” del que procede todo bien y fuente de todo, es la imagen falsa de Dios que venden las religiones, alguien que no pueden probar que exista o no, que no se sabe ni si tuvo origen o cual fue, que nunca muere y cuya voluntad es ley.

 También es presentado como inútil, inerte, incapaz, los miembros del partido interior hacen todo por él manteniendo su imagen y no haciendo otra cosa mas que perpetuar el negocio de la religión.

 Los del partido interior se comportan como accionistas, determinan lo que conviene para continuar haciendo funcionar la farsa, extender el negocio, imponer el orden, perpetuar el imperio-dominio del gran hermano.

 Los del partido exterior son los que ejecutan como esclavos las directivas del partido interior, adorando al gran hermano, haciendo todo con temor y esforzándose en convencerse de que por cumplir están salvados, incurriendo en lo que el autor llama “Doblepensar”.

 Existe dentro de las religiones una disidencia, un supuesto opositor, un enemigo interno que es la fuente de todo mal, a quien culpan-responsabilizan de toda desgracia, un “Goldstein” y su camarilla de traidores que conforma una secta.

 Dicha disidencia es en apariencia oposición, pero es un invento del mismo partido para controlar a quienes quieren oponerse cuando se dan cuenta de la Verdad.

 Verdaderamente realizan lavado de cerebros y control mental como lo describe el libro para mantener a sus miembros-fieles-esclavos sujetos, encadenados, ellos mismos quieren ser esclavos y ni piensan en rebelarse, defenderse, salir, porque traicionarían a Dios en su pensamiento, en su cerebro lavado.



AVNACE DE satanás Y DE SUS SECTAS EN EL MUNDO Y EN LAS RELIGIONES:

SI NO SON SECTAS, ¿QUÉ SON? :

NO DIFIEREN DE LA SECTAS EN SU PROCEDER:

¿PODEMOS DECIR QUE LA IGLESIA SE CONVIRTIÓ EN UNA SECTA?

LAS RELIGIONES Y “1984” DE G. ORWELL:

TODAS LAS RELIGIONES SON IGUALES, Y ALGUNAS, MAS IGUALES QUE OTRAS:

CUMPLE LO QUE LA LLEVA AL INFIERNO (=MANDATOS HUMANOS):

3er SECRETO DE FÁTIMA, revelado por completo o no, el problema está en la interpretación:

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Evangelio del domingo, 6º Domingo del tiempo ordinario, meditación

Evangelio del domingo, 6º Domingo del tiempo ordinario, meditación “...¡Ay si todo el mundo habla bien de vosotros! Eso es lo qu...